Alimentación

  • Tomar 5 comidas. ¿Estás acostumbrado sólo a desayunar, comer y cenar? Aunque pueda parecerte contradictorio, una de las formas de parecer que comemos menos es comiendo más. Y a ‘comer más’ no nos referimos en cantidad sino en número de veces al día; es decir, haciendo las 5 comidas recomendadas. Si ingerimos mucho pero en pocos momentos del día, haremos que nuestro estómago tenga más capacidad hasta que quede saciado. En cambio, si el hambre ‘es engañado’  cada tres horas aproximadamente mientras estamos despiertos, haremos que la comida ocupe menos espacio y por lo tanto la sensación de vientre hinchado no sea tan agudizada.

Es importante hacer 5 comidas, repartiendo las cantidades a lo largo del día

  • Debes evitar… Hay que tener en cuenta que aunque la fibra y las vitaminas que nos aportan las frutas y verduras son saludables, no debemos tomarlas en exceso. Es decir, alimentos que contienen mucha fibra o consumir fruta o verdura en grandes cantidades no es aconsejable para un vientre plano; es importante que lo tomes pero de forma proporcionada y repartida a lo largo del día y la semana. Retener líquidos en el cuerpo es otro de los motivos que nos hace sentirnos hinchados, soluciónalo tomando alimentos ricos en potasio como plátanos, melón o aguacate ya que este nutriente es diurético.

Hidratación

  • Beber agua. Es recomendable beber dos litros de agua al día, ya que uno de los motivos de tener el estómago hinchado es dejar de retener agua y que los fluidos internos estén más equilibrados. Además, acelera el proceso de conversión de la grasa en energía y ayuda en el movimiento de los nutrientes de los alimentos que ingerimos a lo largo del día hacia nuestros músculos. Si prefieres darle un toque de sabor al agua, puede añadirle cítricos exprimidos o cortados en rodajas. Los tés, especialmente el té verde, al ser antioxidante ayuda a que el cuerpo queme la grasa con más facilidad y es una variante para hidratarnos y no sólo tomar agua. Por lo tanto, el agua es una de las fuentes de energía principales de nuestro sistema y uno de los métodos más sencillos y económicos para conseguir un vientre plano sin apenas esfuerzo.

Hay que beber al menos 2 litros de agua diarios

  • Batidos. La importancia de la hidratación para conseguir un estómago menos hinchado también se puede resolver tomando batidos de fruta fresca; en especial con sandía. ¿Por qué? Porque contiene ‘arginina’, un nutriente que ayuda a reducir la grasa del cuerpo mientras que estimula el incremento de la masa corporal. Es perfecto para incluirlo como una de las cinco comidas del día, muy apropiado para tomarlo en el desayuno y para consumir la porción de fruta recomendada al día. Nuestro estómago se sentirá lleno sin apenas haber tomado alimento y tendremos los nutrientes necesarios para estar activos.

La sandía puede ser muy buen alimento para el vientre plano, sea en zumo, batido o natural

Ejercicios

  • Quema la grasa. Nada mejor para quemar la grasa que nos sobra en el cuerpo que con ejercicios aeróbicos. Si no tienes mucho tiempo y quieres ‘quitarte la tripa’ cuando antes, la forma más efectiva para ‘sudar’ haciendo ejercicio es tan simple para correr. Activas todos tus músculos al mismo tiempo y quemarás más calorías que con cualquier otro tipo de ejercicio. Lo ideal es que cada sesión dure por lo menos 30 minutos y que te hidrates tanto antes como después de la actividad; especialmente es recomendable que tomas té verde antes de empezar ya que como comentábamos anteriormente ayuda a quemar la grasa con facilidad.

El ejercicio es importante, correr sería suficiente si lo hacemos 30 minutos al día

  • Tonifica el abdomen. Y como en este caso la zona corporal que queremos trabajar de forma acelerada es ‘la tripa’, hay que tonificar el abdomen con ejercicios. Lo más simple, hacer series de abdominales. Lo ideal es hacer poca cantidad cada día para que no te resientas de un día a otro y no dejes de hacerlo, pero si queremos un vientre plano de forma rápida es importante ser constante y que repitamos las series varias veces en cada sesión. Imprescindible es que hagas tanto descansos como series y que el tiempo de recuperación sea el doble de duración de la serie; es decir, si la serie es de 15 segundos deberemos hacer un descanso de 30 segundos hasta continuar con la siguiente.