Escoge un buen asiento

Para escoger un asiento adecuado debes revisar cuáles podrían ser tus necesidades durante el viaje, de acuerdo a tus características. Por ejemplo, si quieres dormir y tienes las piernas largas, entonces debes escoger el asiento hacia el lado del pasillo, para que puedas tener una posición más cómoda. Si no eres claustrofóbico, entonces sin duda apúntate por el lado de la ventana, donde nadie te molestará. Ahora bien, procura evitar los asientos cerca del baño, ya que puede molestarte el ruido y la luz cada vez que alguien lo use. Si viajas con niños en el avión también tendrás que tener en cuenta otras necesidades especiales, no sólo para ti, sino también para el pequeño.

Lleva un abrigo extra

Generalmente seleccionamos la ropa para el vuelo, que deberá ser muy cómoda. Sin embargo, algunas veces olvidamos prevenir cualquier variación en la temperatura, de modo que podemos experimentar un mal viaje por no tener suficiente abrigo para contrarrestar el frio, así que no olvides lleva un abrigo extra.

Usa calcetines

Algunos pasajeros se encuentran mucho más cómodos al cambiarse de calzado, y usar calcetines, ya que así pueden dormir mejor y evitar dolor en los pies, inflamación, etc. Esta medida es recomendada cuando el vuelo se extiende por más de ocho horas.

Entretenimiento

Organiza un plan de entretenimiento para el viaje, con diferentes alternativas para pasar el rato. Puedes elegir algunas películas para ver en tus dispositivos digitales, preparar un playlist o leer un libro u otras publicaciones de tu interés.

Realiza estiramientos

Debido a permanecer tantas horas inmóvil sobre un asiento, puedes sentir dolor en las articulaciones y especialmente en la espalda. Por ello, es ideal que realices algunos estiramientos a fin de mantener a tu cuerpo activo. Esto no es permitido por todas las aerolíneas, pero no está de más intentarlo.

Alimentación e hidratación

Recuerda que si estás bien hidratado y alimentado, el viaje será más agradable, porque estarás de buen humor y podrás disminuir el riesgo de sentir fatiga. Si no te gusta la comida del vuelo, entonces lleva algún aperitivo en tu equipaje de mano.

Almohadas

No olvides llevar almohadas o almohadillas, para hacer más cómoda tu posición en el asiento. Algunas personas pasan un mal viaje por no haber tenido el respaldo suficiente, de modo que no está de más guardar en tu bolso un soporte para el cuello, la espalda o cualquier parte de tu cuerpo que lo necesite.

Pastillas para dormir

Cómo una medida extrema, puedes usar alguna pastilla para dormir. Esto puede ser contraproducente, pero a la vez muy útil en quienes tienen problemas para conciliar el sueño durante el viaje o sufren de nervios.