El verano en Italia es, tal como sucede en España y tantos otros países europeos, la época más popular para hacer turismo. Gracias a la mayor cantidad de horas de luz solar, el movimiento de gente y la ampliación del horario de apertura de las atracciones más populares, este país realmente invita a ser visitado desde junio a septiembre.

Además del buen clima y del sol radiante durante toda la temporada, otra de las razones por las que viajar a Italia en verano es una excelente idea son sus bellas playas. Tanto en el norte como en el sur del país, puedes relajarte en la arena o zambullirte en el mar. Por las noches, la temperatura es agradable, por lo que se presta para hacer caminatas o disfrutar una buena copa de vino en alguna terraza al aire libre.

Pero cuidado: las temperaturas veraniegas en Italia pueden ser bastante altas, llegando a los 37 o 38 grados. Esto es peor en el sur del país, ya que el calor es más agobiante allí. Es por ese clima caluroso que los italianos y los turistas eligen tanto las montañas como las playas para refrescarse.

Imagen de las ruinas de Roma en agosto

Ten en cuenta que deberás llevar protector solar, gafas de sol e incluso un sombrero si piensas estar al aire libre. Pon en tu maleta ropa liviana y algún que otro suéter por si llegase a refrescar. Si piensas visitar las montañas, lleva alguna prenda para protegerte de la lluvia. Y si vas a la playa, no olvides tu traje de baño y otras vestimentas ligeras. Pero si vas a estar únicamente en las ciudades, no utilices pantalones cortos, camisetas con escotes y sin mangas, ya que no está permitido ingresar a las iglesias con esas prendas.

Ya que el verano es el período más alto de turismo en el país, las grandes ciudades turísticas de Italia, entre ellas, cómo no, destacamos Roma, Florencia, Milán y Venecia, lugares que siempre se encuentran llenas de gente. Los turistas no le temen al clima y llegan en hordas durante los meses veraniegos. Si puedes, no dejes de cenar en un restaurante con espacio al aire libre. También puedes disfrutar de los diversos espectáculos callejeros y distintos eventos y festivales.

En julio y agosto se festeja el Palio di Siena, una carrera de caballos de origen medieval que es uno de los eventos más populares del verano italiano. El 15 de agosto se celebra el Ferragosto y el Día de la Asunción, una fiesta nacional que se celebra con comida, música y fuegos artificiales.

Festividad veraniega del Palio di Siena

Si no deseas cruzarte con tantos turistas y locales en las playas italianas, evita ir los domingos y durante el mes de agosto, que es cuando más abarrotadas de gente están.

Por la comida no debes preocuparte. No es necesario que vivas a pizza y pastas, pues el verano es la mejor época para comer excelentes frutas y verduras de temporada. Durante el verano es habitual que se celebre el Sagras, una festividad gastronómica propia de los pueblos donde se come a granel y hay enérgicos bailes populares.