¿Ir al norte o al sur de Cerdeña?

  • Norte. Hay muchos visitantes que acceden a Cerdeña desde su isla ‘vecina’ de Córcega, y ya que ésta está al norte, estos turistas suelen quedarse en las poblaciones más septentrionales de Cerdeña. Entre ellas destacan Porto Torres y Alghero; en esta última te recomendamos permanecer por lo menos dos días para conocer sus principales atractivos como las murallas, la catedral de Santa María, el Claustro de San Francisco y su pintoresco puerto marítimo. A tan sólo 45 kilómetros de distancia está Porto Torres, otra localidad costera que ofrece a los visitantes importantes restos arqueológicos romanos, playas de arena blanca y aguas de color esmeralda y una excursión imprescindible para todo viajero: el Parque Nacional de la Isla de Asinara.

Restos romanos de Alghero

  • Sur. Sin embargo, la mayoría de turistas que viajan a la isla llegan tanto por vía aérea o marítima por el sur de Cerdeña ya que es donde se encuentra la capital: Cagliari. También es una de las paradas imprescindibles en todo crucero por el Mediterráneo, por lo que es una de las ciudades más turísticas de toda la isla. Aquí encontrarás todo tipo de alojamientos, comercios y un patrimonio rico e interesante que cuenta con varios siglos de antigüedad. En Cagliari podrás conocer su anfiteatro romano, el Castillo de San Michele, la Torre de San Pancracio o la Plaza Viceregio; todo ello disfrutando de las espectaculares playas de agua turquesa y arena blanca y fina cercanas a la capital. Por lo tanto, si te quedas en el sur descubrirás uno de los destinos imprescindibles de Cerdeña aunque también una de las zonas más turísticas durante todo el año.

Costa de Cagliari

Consejos para tu viaje a Cerdeña

  • Qué hacer en Cerdeña. Lo más recomendable cuando llegues a Cerdeña es que alquiles un vehículo y recorras las localidades costeras de su extenso y variado litoral. Uno de los lugares con más encanto de la isla es la Gruta de Bue Marino a la cual sólo se puede llegar en barco y tiene un coste aproximado de 8 euros por persona. En su interior podréis navegar por las aguas de un río subterráneo, llegar hasta un gran lago salado y ver la gran variedad de estalactitas y fósiles que han permanecido con el paso de los siglos. En la costa occidental de la isla también debes visitar una de las joyas del patrimonio italiano, la ciudad romana de Tharros. Cuenta con casi 30 siglos de antigüedad desde su fundación y es uno de los yacimientos arqueológicos que ofrecen a los visitantes una jornada donde la historia y la naturaleza que fusionan ya que desde ella se tienen unas espectaculares vistas del Mediterráneo.

Ciudad romana de Tharros

  • Cómo llegar a Cerdeña. Las dos opciones para viajar a Cerdeña es mediante barco o avión; si optas por este último, podrás aterrizar en uno de los 4 aeropuertos de la isla aunque los dos con más tráfico de pasajeros son el de Cagliari y Alghero. Los ferris salen desde diferentes destinos turísticos cercanos como Barcelona, Marsella, Génova o incluso Roma. La mayoría ofrecen la posibilidad de trasladar tu propio coche o moto, por lo que dependiendo de los días que vas a estar en Cerdeña puede que te sea más rentable viajar a la isla metiendo tu propio vehículo en el barco. ¿Qué es más barato para ir a Cerdeña? Ya que hay varias compañías aéreas de bajo coste que operan en Cerdeña, llegar a la isla en avión suele ser la opción más económica; pero debes tener en cuenta cómo vas a moverte por Cerdeña durante tus vacaciones.
  • Ir de compras en Cerdeña. Si vas a permanecer por el norte de la isla y quieres hacer las compras más exclusivas de tu viaje, te recomendamos la localidad costera de Porto Cervo ya que aquí se concentran las tiendas de lujo más importantes. En Alghero la mayoría de turistas suelen llevarse como souvenirs alguno de los hermosos corales que se venden en la mayoría de tiendas. En las zonas de playa los precios son más elevados que en las localidades del interior, por lo que si quieres ahorrar dinero en tus vacaciones en Cerdeña, es preferible que hagas un poco de turismo por pintorescos pueblos como Sassari, Nuoro o Macomer.