Monumentos más turísticos

  • Castillo. En la céntrica calle de Dame se encuentra una de las joyas del patrimonio de la capital irlandesa, el Castillo de Dublín. Después de haber tenido a lo largo de la historia diferentes usos como el de fortaleza o residencia real, hoy en día es el escenario principal para diversas ceremonias de Estado. Se puede recorrer sus diferentes estancias en un tour que dura alrededor de una hora, y donde destaca entre las demás salas el famoso Salón del Trono. Abre todos los días entre las 10 y las 16,45 horas, excepto los domingos que abre sólo en horario de tarde y a partir de las 14 horas. El precio de entrada es de 3,50 euros para estudiantes y de 4 euros para adultos.

Castillo de Dublín

  • Custom House. A orillas del río Liffey se encuentra uno de los monumentos más espectaculares para ver en nuestro viaje por Dublín. Aunque nació en el siglo XVIII con el propósito de servir como ‘aduana del puerto’, una década más tarde de su inauguración esa tarea pasó a ser competencia de la capital británica, por lo que hoy en día es la sede el Ministerio de Medio Ambiente y uno de los edificios más fotografiados en la ciudad.

Custom House

  • Ayuntamiento. Como si de un templo griego se tratara, el Ayuntamiento de Dublín es uno de los monumentos más importantes de la ciudad y uno de los más llamativos por su aspecto antiguo. Fue construido a finales del siglo XVIII para ser la sede de la Cámara de Comercio y hoy en día es uno de los lugares más recomendados para visitar por dentro. El horario de apertura es de lunes a sábado desde 10 a 17 horas y además, el acceso al interior es totalmente gratuito. Sin embargo, aquellos visitantes que quieran ver la exposición sobre la historia de Dublín que tienen lugar en el sótano del Ayuntamiento deberán pagar una entrada de 4 euros, excepto los estudiantes que abonarán 2 euros por persona.

Ayuntamiento de Dublín

  • Trinity College. Una de las universidades más antiguas e importantes que se pueden visitar en el mundo es la Trinity College de Dublín. Se encuentra emplazada en el centro de la capital y además de contar con la mayor colección de manuscritos del país tienen una de las joyas del patrimonio literario: el Libro de Kells. Éste último es un documento en el que se incluye un texto escrito en latín de los cuatro evangelios, según se cree, escrito en el siglo IX. Entre los meses de mayo a septiembre se pueden realizar visitas guiadas entre las 10,15 y las 15,40 horas, prácticamente cada 30 minutos. Para visitar tanto la Biblioteca Antigua como el Libro de Kells se puede hacer en horario de 9,30 a 17 horas y por un precio de 8 euros para estudiantes, 9 euros para adultos y 10 euros con la visita guiada incluida.

Fábricas con historia

  • Guinness Storehouse. La cerveza Guinness es una de las más famosas del mundo, y por ello, desde el año 2000 el almacén donde se producía desde 1904 esta bebida abrió sus puertas al público para conocer todos los detalles sobre este ya mítico símbolo de Irlanda. Abre todos los días desde las 9,30 y hasta las 17 horas, excepto en los meses estivales que amplía dos horas su hora de clausura. El precio para acceder a su interior es de 13 euros para los estudiantes y de 16,50 euros para el resto de adultos.

Guiness Storehouse

  • Destilería Jameson. Aquellos turistas que quieran probar un buen whisky irlandés no deberán perderse la visita a una de las destilerías más famosas del mundo, la de Jameson. Durante casi dos siglos aquí ha tenido lugar la mayor parte de producción de esta bebida en el país y la marca Jameson se ha conseguido consolidar en el resto del mundo como uno de los mejores whiskys. Permanece abiertos todos los días entre las 9 y las 18 horas y el precio de entrada es de 10 euros para estudiantes y de 14 euros para el resto de visitantes.

Destilería Jameson en Dublín