¡Ah se trata de vestidos baratos!, quizá deduzcas. Pero tampoco es así, sino que se trata de vestidos más accesibles y sobre todo, que vayan con la personalidad de la novia.

Principalmente es un vestido blanco, color perla, ivory, crema o en colores muy tenues que dan la idea de un pulcro blanco nupcial. Así mismo los vestidos guardan detalles de los grandes conjuntos de boda como lazos, encajes, tules y románticos detalles que nos sugieren una boda. Así mismo pueden contar con todas estas características los diseños de boda pero con la sorpresa de no ser vestidos sino enteritos, conjuntos de pantalón o trajes sastres.

Ideas para vestidos de novia que no son de novia

  • Vestidos blancos veraniegos: Los vestidos de verano son perfectos para este tipo de fines, ya que muchos diseños los podemos encontrar en blanco, con encaje y en estilos tan diversos que seguro encuentras uno que se adapte a tu figura a la perfección. ¿Cómo escoger un vestido de verano que se vea bien para una boda?, buscando diseños femeninos, en talle largo o corto si tu boda será de día. Encajes ligeros tipo playa también van perfectos. Una idea de las celebridades es el traje de novia de Natalie Portman, y el sencillo conjunto blanco de Carrie Bradshaw, con el que por fin, dio el ¡sí acepto!
  • Vestidos vintage: Es una tendencia que  se ha vuelto muy popular pero sobre todo, que sigue accesible en precios y encanta a las novias que aman usar un vestido que tenga una historia, que tenga un toque de otra época. Pero ojo, los vestidos vintage pueden ser de hecho piezas antiguas, o prendas nuevas inspiradas en diseños de antaño.
  • Enteritos bien femeninos: Los enteritos son trajes de top y pantalón en una sola pieza. No descartes esta opción porque puede ser muy femenina y además cómoda, ya que tiene la ventaja de no ser complicado de llevar puesto en ningún sentido. Elige el que mejor vaya con tu cuerpo y tu estilo, pero procura que dé idea de boda por medio de lazos, encajes y por supuesto, el tono blanco.