Verdades sobre las garrapatas 

Además de chupar la sangre y poder causar infecciones, las garrapatas transmiten enfermedades mucho más serias, como el tifus o la enfermedad de Lyme. Uno de estos parásitos puede llegar a causar auténticos problemas de salud en las mascotas y también en las personas, especialmente en los niños.

Cuándo se adhieren, por lo general son muy pequeñas y pueden pasarnos desapercibidas al cepillar o bañar al animal, pero según absorben la sangre crecen y adquieren una tonalidad blanca que hace más fácil que las veamos. Sobre todo las hembras, que pueden pasar de los tres milímetros, a superar el centímetro y medio.

Garrapata sobre la piel de un perro

Mentiras sobre las garrapatas

No es cierto que la cabeza de la garrapata, en caso de que quede dentro de la herida, pueda generar un nuevo animal. Muchas personas creen que la garrapata vuelve a crecer, pero esto no es cierto. Lo únicos que ocurre es que si no retiramos al parásito al completo el riesgo de infección es mayor.

Tampoco es verdad que las garrapatas solo puedan aparecer en primavera y verano. Aunque sin duda es cuándo mas hay, en invierno es posible sufrir las picaduras de este bicho capaz de soportar el frío.

¿Cómo quitar una garrapata?

Si el animal tiene una garrapata o muy pocas, podemos sacarlas en casa de una manera muy sencilla. Debemos de tener a mano agua con jabón alcohol, desinfectante, gasas y unas pinzas de las que hay en cualquier botiquín. En una gasa ponemos alcohol y la colocamos sobre el parásito dejando que el líquido lo empape. A continuación, con las pinzas, se sujeta a la garrapata, lo más cerca posible de la cabeza y giramos como si tratásemos de quitar un tornillo. Así nos aseguramos de que se desprenda la cabeza que está enterrada en la piel.

Modo de retirar una garrapata de la piel de la mascota

Limpiamos la herida con otra gasa con agua y jabón y aplicamos un poco de desinfectante. Debemos de vigilar la herida con cuidado y si se infecta acudir al veterinario.

Si nos encontramos ante un problema más serio, con nuestra mascota infestada de parásitos, lo mejor es ir a la clínica veterinaria a que le apliquen una loción para que estos caigan y el especialista pueda ver el estado de la piel y el tratamiento necesario para curar las picaduras.