A esta tendencia de reusar se le conoce como estilo vintage. Se trata de ver la belleza desde una perspectiva mucho más amplia, de apostar por la utilidad y la funcionalidad de los objetos viejos, y buscarles un nuevo lugar en los entornos modernos. Hablamos, por ejemplo, de ropa que estuvo de moda en épocas pasadas, de carros cuyos modelos, décadas atrás, fueron hermosos y atractivos últimos modelos y, en especial de objetos de casa que han sido guardados y relegados por “no contar con características modernas” a pesar de, en muchos casos, contar con cualidades útiles; por ejemplo, ventanas y puertas.

Por estas características que mencionamos, la vejez y su particular apariencia de “pasado de moda” les llamaremos ventanas y puertas vintage. La importancia de reconocer la belleza en este tipo de objetos radica en que a decoración del hogar puede ser costosa, pues cuando pensamos en cambiar objetos como ventanas, puertas, pisos, camas o empotrado de nuestra cocina (por mencionar solo algunas de las cosas que pueden considerarse al momento de transformar nuestra casa) los precios a pagar pudieran ser elevadísimos, sin tener en cuenta que las distintas marcas varían sus precios y, en ocasiones, esto no tiene que ver si quiera con la calidad. No obstante, muchas de las cosas que hemos guardado pueden resultar útiles para obtener una decoración vintage y aportar un estilo único y especial a nuestro hogar.

Así, te invitamos a que mires en el cuarto de los objetos viejos, esa habitación donde hemos depositado los trastes que consideramos jamás volver a tener en cuenta. Una vieja ventana puede ser acondicionada para su uso, enviándola a un carpintero o un cerrajero, todo dependerá entonces de tu creatividad para darle una nueva vida. Otra alternativa es visitar alguno de esos mercadillos locales que se dedican a vender objetos usados. Seguramente allí, alguien habrá puesto una ventana o una puerta pensando que nadie la escogerá. Aprovecha las oportunidades y empieza a pensar qué colores utilizarás y cuál es el mejor lugar para usarla, sácale ventaja a la decoración de tu hogar y no dejes que se convierta en un problema.

Ejemplo de ventana vintage

Otra cosa que puedes hacer con ventanas y puertas vintage, es darles una utilidad inesperada. Compra una base para mesas o restaura una que tengas en casa; una pequeña mesa, de superficie plana y de bonitos colores, podría resultar en una mesa totalmente funcional; si bien, quizá no sea el comedor más apropiado seguramente a tus pequeños les encantará y puede ser usada como mesa de estudio, o simplemente para colocar objetos sobre ella.

También vendría perfecto usar un viejo marco de ventana, colocando una base de fondo para pegar fotos familiares y ponerlo en un área especial de la casa. Tener bonitos recuerdos en una pared no solo es bueno para nuestra salud emocional, sino que es muestra de mucha creatividad y estilo. Aprovecha ese marco para muchas otras cosas; ponlo como contorno en la boca de una caja de madera y guarda allí algunos objetos útiles.

Las posibilidades son infinitas. Una vez adquieras uno de estos elementos aparentemente viejos, sabrás qué puedes hacer con ellas. Ponles un poco de color y recuerda, todo depende de tu creatividad y de cuánto quieres ahorrar, si quieres entrar en onda o quieres gastar mucho y estar muy lejos del estilo fresco que cada vez más se va imponiendo.