SIn duda la figura del entrenador personal ha ido ganando importancia. En un principio sólo los famosos o los deportistas de élite contaban con uno, sin embargo, es posible contratar un entrenador personal que nos asesore para los ejercicios que realizaremos durante dos o tres días a la semana, en sesiones de una hora aproximadamente. Un modo ideal para ponernos en forma bien asesorados y con una rutina que se ajustará totalmente a nuestras necesidades, el modo más rápido de lograr los objetivos que nos fijemos. Además, estos entrenadores nos permitirán evitar riesgos en los ejercicios para posibles lesiones, incluso nos pueden asesorar sobre la alimentación ideal que podemos seguir si disponen de la formación adecuada, algo que la mayoría de estos entrenadores ya dispone también. Así que sin más dilación te mostramos las principales ventajas o beneficios que te resportará el tener un entrenador personal para practicar ejercicio y entrenar de una forma más eficaz:

  • Mayor productividad y rendimiento: Cuando somos autónomos al hacer ejercicios, ya sea que lo hagamos al aire libre, en casa o en un gimnasio, trabajaremos nuestro cuerpo a nuestro propio ritmo y de acuerdo a nuestros intereses, de modo que seremos un poco más flexibles en cuanto al rendimiento que podemos tener. Mientras que, al tener un entrenador personal, nuestra productividad se incrementará notablemente, ya que esta persona buscará obtener el mayor rendimiento de nuestra parte, estimulando nuestra capacidad física.
  • Motivación constante: Aunque tengas motivación personal, el entrenador es fundamental en el proceso de motivación al realizar los ejercicios, ya que al ser guía de cada uno de los ejercicios, puede estimularte a completar las series y te acompañará en los diferentes momentos del entrenamiento. Además será tu aliado para el logro de tus objetivos.
  • Una rutina propia: El hecho de tener una rutina generalizada es uno de los problemas más comunes que retrasan de algún modo el progreso de las personas al hacer ejercicios, de allí que un entrenador personal, diseñará una rutina propia que se adapte a tus condiciones físicas, para que trabajes directamente en función de las metas que te has trazado al realizar actividad física. En algunos casos, el entrenador también realiza un plan de alimentación o puede sugerir a otro especialista para que haga esta tarea. En todo caso, la idea es que puedas planificar tu alimentación y tus ejercicios de acuerdo a tus características y necesidades.
  • Evitar lesiones: Muchas veces las lesiones se producen por la mala ejecución de los movimientos, por desconocer el uso correcto de las máquinas, o incluso por sobrepasar el límite de pesos que debes levantar. Así, con el entrenador personal, tendrás la asesoría correspondiente sobre todos estos aspectos, de modo que se evitará la posibilidad de sufrir cualquier tipo de lesiones. Ciertamente, el entrenador personal es una inversión, pero sus beneficios son visibles y tendrán un efecto positivo en cuanto a la forma en como realizas actividad física de forma cotidiana.