Dentro de cada uno de estos pequeños pueblos de Italia que rodean el Valle de Chianti es posible que encuentre bodegas, castillos o casas de campo simples cuyos nombres están ligados la reconocida marca Gallo Nero, símbolo del Chianti. El valle ofrece vistas de gran encanto: colinas cubiertas de viñedos, magníficos bosques de castaños y robles, y pintorescos pueblos medievales ricos en testimonios artísticos, por ejemplo, el de Greve in Chianti con su antigua plaza de forma triangular bordeada de ciudad casas, pórticos y galerías.

Plaza triangular de Greve in Chianti

Otro pueblo típico es Radda in Chianti, donde todavía se puede encontrar su muralla original, su antiguo encanto de pueblo, el Palacio Podestá y su antiguo Castillo. Por no hablar de sus dos iglesias, sencillas pero interesantes, y del estilo románico de la parroquia (Pieve).

Castello de Radda in Chianti

Castellina in Chianti es también muy digna de una visita, ya que cuenta con una plaza central en un lugar distintivo intersectado por la medieval Via delle Volte y Gaiole in Chianti. Y cerca se encuentran los castillos históricos de Fonterutoli y de San Leonino.

Población de Castellina in Chianti

Una aldea de la montaña puede ser un lugar poco probable para encontrar una refinada tienda de moda, pero en Verso x Verso, una tienda de cuero de calidad que se encuentra en el pequeño pueblo de Panzano in Chianti, eso es exactamente lo que encontrarás. Aún más sorprendente es que toda la ropa es hermosa y los accesorios en que verás en el escaparate pueden ser hechos a medida y personalizados. Así que si prefieres una punta redondeada o cuadrada en ese par artesanal de zapatos Oxford de tonos caramelo, no dudes en pedirlo. Después de realizar tu pedido, podrás pasear por las callejuelas empedradas de este pueblo medieval y disfrutar de las vistas del atardecer.

Zapatos de la tienda Verso X Verso

Para aprender sobre la historia de la viticultura de Chianti, visita el informativo Museo del Vino (admisión, 5 euros; debes pedir una cita con antelación si vas un fin de semana), donde la mayoría de los objetos expuestos se encuentran en   las antiguas bodegas subterráneas de vino. La colección abarca lagares de manivela, rudimentarias máquinas de taponado y otras herramientas de antaño del oficio. Pero lo más interesante es adentrarse en el conocimiento acerca del explorador de fama mundial con supuestos vínculos con la región: Amerigo Vespucci (Américo Vespucio), de quien recibió su nombre el continente de América.

Antiguos barriles en el Museo del Vino

Por un camino rural de tierra lleno de pozos, llegarás a la aldea de Castello di Ama (su población actual es de tan sólo cuatro habitantes), que es un escenario inesperado para el arte contemporáneo digno de un museo. El conjunto de hermosos edificios del pueblo son ahora parte de la bodega Castello di Ama, una de las mejores de Chianti, que alberga y algunas de las obras que la bodega comenzó a coleccionar hace más de una década. Hoy en día la colección se compone de una docena de piezas permanentes, incluyendo el agujero en el suelo de una pequeña capilla de piedra de Anish Kapoor y el carmesí cartel de neón de Kendell Geers que dice "Revolución" (o "Love", dependiendo de su perspectiva). Una visita guiada de dos horas por la bodega (se debe reservar con antelación) incluye una visita a la galería de arte, así como una degustación de aceite de oliva con sabor a fruta de la finca y los vinos prestigiosos de la bodega.

Castello di Ama

Las sorpresas en este abrumadoramente hermoso valle son muchas: desde antiguas tradiciones y especialidades gastronómicas a un profundo amor por su producto de excelencia: el vino Chianti, recibiendo los más altos elogios por todos lados.