La capital de Malta, La Valetta, se encuentra situado en la zona noreste de la isla, cerca de las zonas más turísticas y donde se concentran la mayoría de alojamientos para los visitantes: Gzira y Sliema. Estas tres poblaciones están alrededor de la bahía de La Valetta y por lo tanto, emplazadas a orillas del Mediterráneo. Están preparadas con todo tipo de tiendas, bares y restaurantes en los que poder encontrar cualquier producto o servicio que necesitemos en nuestras vacaciones. El transporte público principal es el autobús que podrá llevarnos a diferentes rincones de la isla, aunque debido al estado de las carreteras, en un tiempo superior al que costaría en el resto de carreteras europeas convencionales.

No debes perderte en Malta…

  • La Valetta. La mejor opción para conocer la capital del país es recorrer sus estrechas y empinadas calles que derivan todas en el mar. Precisamente junto al mar está el Fuerte de San Telmo, uno de los lugares más recomendados para pasear, ver las grandes embarcaciones de los cruceros por el Mediterráneo y disfrutar de las espectaculares vistas que se tienen desde allí. Muy cerca, hay varias zonas adaptadas para el baño con un agua turquesa, cálida y cristalina que invita a los turistas a comprobar por qué Malta es una isla paradisiaca.
  • Blue Grotto. Al sureste de la isla, cogiendo uno de los autobuses de línea urbano, se llega hasta uno de los espacios naturales de mayor interés para los viajeros a Malta: Blue Grotto. Está tan sólo a unos 13 kilómetros de la capital y como su nombre indica, se trata de un conjunto de grutas donde un intenso color azul es el protagonista. Y es que los rayos de sol que entran en las cuevas y la luz que proyectan sobre el mar, provocan un efecto visual único. Se pueden recorrer en barca, en un trayecto que se hace en grupos de 8 personas y donde los tickets oscilan entre los 3 y los 7 euros, dependiendo de la edad de los turistas.

Excursión en barca por Malta

  • Il-Rabat. En pleno corazón de la isla se encuentra una de las zonas más antiguas del país, Il-Rabat, un barrio de la Medina, la anterior capital del país. Pasear por sus calles empedradas repletas de pintorescas tiendas, hará a los turistas retroceder en el tiempo. Esta pequeña localidad fue construida por el pueblo árabe y uno de los principales atractivos que se pueden visitar aquí son las tumbas de Santa Agatha y San Paul. Abren todos los días entre las 9 y las 17 horas y el precio de entrada es de 5 euros para los adultos y de 3 para los niños menores de 18 años.

Playas de Malta

El encanto de este país es que puedes bañarte en aguas cristalinas en cualquier punto de la isla, aunque se trate de la zona portuaria. La mayoría de zonas de baño se habilitan sobre rocas, colocando una escalera de piscina o haciendo escalones sobre la pared para que los turistas puedan ‘zambullirse’ directamente sobre el agua. El problema de este tipo de ‘playas’ es que los bañistas no pueden tocar el fondo ya que éste está a varios metros bajo ellos. Si buscas bañarte en lugares poco convencionales, pero bajo un intenso sol y una mar turquesa, Malta te enamorará.

Playas de Malta

Pero para aquellos que estén acostumbrados a la tradicional playa de arena fina y dorada, también podrán disfrutar en el país de ellas. Son tres las mejores playas de arena que se pueden encontrar en Malta: Paradise Bay, Ghadira Bay y Golden Bay. Ésta última es una de las favoritas por los turistas, especialmente si viajan en familia, ya que está equipada con todo tipo de instalaciones. Tanto en Ghadira y Paradise Bay es posible alquilar hamacas, encontrar puestos al aire libre en los que comprar comida y bebida y practicar diferentes actividades acuáticas en sus aguas transparentes.