• Utilízalos en los pasillos: Si tu pasillo es muy oscuro y triste, solo tienes que colocar un espejo todo a lo largo para darle luminosidad. Colócalo estratégicamente para que refleje la luz que pueda haber, creando una mayor sensación de luminosidad.
  • En el cuarto de baño: Un espejo en el baño siempre es imprescindible, pero si tu baño es muy pequeño quizás puedas cubrir de espejo una pared completa ya sea total o parcialmente para crear una mayor sensación de profundidad en el baño.
  • Espejos decorados: Los espejos no tienen por qué ser lisos, pueden ser decorados. Encarga diseños personalizados de espejos con cenefas o con divertidos dibujos para colocar en el baño de los niños, con elegantes diseños para poner en la entrada o con lo que se te ocurra en cualquier otro lugar.
  • Espejos con formas: Los espejos no tienen por qué ser geométricos, sino que pueden tener determinadas formas para ser todavía más decorativos. Un manojo de globos para la habitación de los niños, un divertido gatito para poner sobre el lavabo o una romántica luna en el dormitorio son tan solo algunos ejemplos.
  • Juega con los tamaños: Puedes combinar un espejo de gran tamaño con otros más pequeños o crear una combinación de varios espejos pequeños enmarcados en una zona concreta. Estos espejos pequeños salpicados en una pared ayudan a dar luz. Según sus formas y la manera en que se coloquen pueden dar lugar a ambientes más desenfadados o a composiciones más elegantes.
  • Espejos en puertas de armarios: Los espejos en las puertas de los armarios son un clásico, pero no te limites a lo de siempre. Si no encuentras espejos a medida decorados puedes decorarlos tú mismo. Pintar un espejo es bastante sencillo y se consiguen resultados muy bonitos incluso sin tener una gran experiencia en manualidades.
  • Espejos enfrentados: Se trata simplemente de colocar dos espejos, uno frente al otro. Estos espejos son perfectos para un vestidor colocando un espejo en la pared y otro en las puertas de uno de los armarios,  ya que permiten verse desde todos los ángulos. No son demasiado recomendables en otro tipo de habitaciones porque pueden resultar un poco irritantes para algunas personas.
  • Espejos de obra: Son espejos que van integrados en la pared. Por ejemplo, si se colocan en el cuarto de baño estos espejos no van sobre el mármol de la pared, sino que irían en lugar del mármol en la zona que ocupan. Al estar integrados resultan  mucho más elegantes.

Como puedes ver, las posibilidades que ofrecen los espejos para la decoración con casi infinitas y se adaptan a todos los estilos y gustos. Sean con marco, sin marco, grandes o pequeños, siempre hay un lugar perfecto para tener un espejo en casa.