A continuación te presentamos algunos consejos básicos para utilizar eficazmente tus tarjetas de crédito, apegado a algunos trucos para no endeudarte y ser un buen cliente con tu banco.

Programa el pago de tus tarjetas

Tus tarjetas de crédito son otro compromiso económico que adquieres y deberás cancelarlas al igual que otros servicios como la renta, agua, electricidad, teléfonos, etc.  De este modo, así como programas el pago del resto de los servicios, debes identificar también cuándo debes pagar tu tarjeta de crédito y cuál es el monto correspondiente, a fin de no incurrir en  morosidad y luego tener que pagar más intereses por tus consumos.

Realiza el pago antes de la fecha

Esta es una iniciativa muy efectiva para que tu banco te catalogue como un cliente responsable e influye mucho en el hecho de que amplíen el límite del crédito que se te ha otorgado. En este sentido, programa una alarma en tu teléfono o algún recordatorio en tu agenda, a fin de que puedas cancelar días antes de la fecha programada y hacerte de una imagen privilegiada ante tu banco.

Haz compras después de la fecha de corte

Salvo que tengas alguna emergencia, procura también programar tus compras con las tarjetas de crédito, ya que lo ideal es que las realices después de la fecha de corte y no antes. De este modo, podrás organizar mejor tus consumos y podrás evitar que tus gastos generen intereses adicionales.

Cancela más del importe mínimo

Si está dentro de tus posibilidades, haz pagos que sean mayores al monto mínimo establecido. Este hecho es un mensaje directo al banco e indica que eres un cliente responsable, y con capacidad de pago, así que muy probablemente tu límite de crédito se verá extendido frecuentemente. La idea es no tener más crédito para endeudarte, pero sí contar con un buen respaldo bancario y una tarjeta con capacidad de compra.

No excedas de tres tarjetas de crédito

Se recomienda poseer un máximo de tres tarjetas de crédito, ya que mientras más plásticos poseas, mayor será el monto de la deuda que puedes adquirir. También procura siempre no llevar contigo todas las tarjetas, porque esto puede hacerte gastar más de lo que hayas programado.

El uso de estas tres tarjetas puedes estructurarlo así: una para el consumo regular, cuyo límite de compra debe ser amplio, una para compras más específicas que utilizarás solo en casos especiales y en tercer lugar una para emergencias, con gastos que no se planifican regularmente. Con estos tips podrás tener una mejor utilización de tus tarjetas de crédito.