Una hectárea de cáñamo da una cantidad de fibra útil como 4 árboles, su fibra es larga y resistente y da una tela suave, aislante, absorbente y el papel que se obtiene del cáñamo es también muy resistente. En el mundo textil ha dado grandes satisfacciones y también presenta algunos usos medicinales.

En Europa se cultiva principalmente en Francia unas 6000 hectáreas anuales destinadas a fabricar papel para fumar y para moneda. Posteriormente se fue usando en construcción como material aislante en una mezcla con cal.

El cáñamo

Cómo construir con cáñamo

La manera más común es con morteros de cáñamo con una estructura integral de madera, en vertical y horizontal y como cubierta de techo. El mortero de cáñamo no tiene función estructural sino que cubre y aísla en gran compactación.

En Alemania se lo está utilizando en la restauración de casas sobrevivientes del siglo pasado, solucionando problemas térmicos de aislación.

En España y otros países de clima cálido la situación es distinta, escasez de madera, condiciones de secado diferentes a las del clima húmedo, por tanto se puede utilizar de otra forma y con otra preparación utilizando materiales de alta inercia térmica lo que favorece el uso en estos climas.

Otras propiedades del cáñamo además de aislante térmico son la de aislar de modo acústico y protección ante radiaciones electro-magnéticas. Como cultivo es muy ventajoso porque tiene un crecimiento rápido (mucho mayor que el de un árbol) y una producción por hectárea cuatro veces mayor a la de un bosque de madera.

Aislante de cáñamo