Uber no ha dejado nunca, desde su lanzamiento, de dar la nota. Ha tenido inconvenientes legales por incumplir las normativas de países y ciudades, así como también ha provocado fuertes manifestaciones por parte de los taxistas de grandes ciudades como París, Toronto, San Pablo, Roma, Londres, Bruselas, Melbourne, Brisbane y Varsovia.

Ahora, la plataforma de reserva de trayectos en coches particulares se ha puesto al servicio de la salud. Esto ha ocurrido en la ciudad de Sarasota, en Florida (Estados Unidos), donde Uber y el Sarasota Memorial Hospital iniciarán una prueba piloto para ver cómo se integran los servicios innovadores de transporte y los de salud. Todo esto se dará en el marco de la Semana de la Innovación de la Salud.

Por más extraño que parezca, no es la primera incursión de Uber en el servicio sanitario, ya que en agosto de 2015 había provisto, a través de una app llamada Uberhealth, el servicio de traslados a los médicos que tenían que visitar el domicilio de sus pacientes.

¿Y de qué se tratará este servicio brindado por Uber? Básicamente, llevará a los pacientes de sus hogares al Sarasota Memorial Hospital para asistir a sus citas médicas. Así, aquellas personas que requieran controles médicos periódicos pero que no cuenten con familiares o amigos que los puedan llevar a sus citas con el médico, podrán utilizar este servicio para ir y venir del hospital. Otra de las prestaciones constará de llevar a los pacientes han salido recientemente de una internación a sus hogares para que lleguen sanos y salvos. La idea general apunta a asegurarse que los pacientes cumplan con sus visitas al médico en tiempo y forma, ya que muchas veces se abandonan los tratamientos por la falta de medios o de voluntad para asistir al hospital.

Desde Uber esperan que esta iniciativa en el sector de la salud se extienda a otros centros médicos, tanto de Estados Unidos como de otros países donde ya funciona su servicio de taxis particulares.

En España, Uber ha cometido una serie de errores que les ha hecho perder terreno en el mercado (y su posterior prohibición) a causa del incumplimiento de las directrices legales. Sin embargo, han aceptado la responsabilidad y han propuesto trabajar junto al Gobierno español para aceptar únicamente a conductores con licencia VTC válida, además de corroborar minuciosamente los datos de sus conductores y colaborar con la policía.

Si hay algo que se puede destacar de la gestión de esta start-up es que no dejan de innovar ni un segundo. Su tenacidad los ha llevado a crecer y a estar en boca de todos.