Aquí te cuento dos de las muchas opciones que puedes elegir, muy interesantes las dos por lo que creo te va a costar decidirte. Por un lado una ruta por los restos arqueológicos más importantes que encontramos, conociendo así mucho más sobre su historia y especialmente de la influencia que tuvo el Imperio Romano sobre esta región, conociendo también muchas de sus construcciones que aún hoy en día se pueden visitar. Por otro lado un recorrido por algunos de los valles más hermosos para fotografiar y un paseo por su ciudad principal, Estambul, donde conoceremos los principales monumentos y los lugares más emblemáticos de este destino tan importante.

Aquí van las dos sugerencias o rutas que puedes seguir para tu viaje a Turquía durante una semana, con atractivos turísticos suficientes para disfrutarlos durante una estancia de siete días aproximadamente:

  • Capadocia – Pamukkale – Kusadasi: Capadocia es un lugar fascinante comenzando con la ciudad subterránea de Ozkonak a más de 20 metros bajo tierra. Pasando por Uchisar con sus paisajes esculpidos en los terrenos volcánicos. De allí al Valle de Goreme donde hay Iglesias en rocas con hermosos frescos del siglo XI, las Chimeneas de las Hadas donde hay productos artesanales típicos. Para continuar el recorrido rumbo a Pamukkale, viendo antes de llegar Konya, capital del Imperio Seleúcida donde están los Derviches Danzantes y el Mausoleo del poeta Mevlana. Ya en Pamukkale, conocido también como “Castillo de Algodón” apreciarás las piscinas de agua blanca en las colinas y sus estalactitas gigantes de sales. Finalmente Kusadasi, no sin antes visitar las ruinas de Hierapolis y el anfiteatro romano del Templo de Afrodita en Afrodisias. En Kusadasi verás el lugar arqueológico más importante del país desde el Agora Superior, las ruinas del Odeón, el Puerto, el Templo de Adriano, sus baños Scholasticia, la Biblioteca de Celsus y, finalmente, el Teatro donde actualmente se realizan muchos espectáculos y festivales.

Teatro romano de Kusadasi

  • Senderismo por Capadocia y Estambul: desde Valle Baglýdere se inicia la caminata hasta el centro del Valle y de allí a las formaciones volcánicas llamadas Valle de los Enamorados. Se continúa hacia el Castillo de Uchisar donde se pueden apreciar las extrañas formaciones geológicas que simulan viviendas y dan forma a una verdadera fortaleza. Luego de este increíble paseo, te diriges en vehículo al Cañón de Ihlara para recorrerlo caminando en sus 10 km de largo y sus 80 metros de profundidad. Entre sus maravillas hay más de 100 Iglesias excavadas en las rocas y una vegetación incomparable. También vale la pena visitar la ciudad subterránea de Ozluce. Al día siguiente la caminata es por el Valle de Güllüdere, aquí puedes apreciar: las Iglesias de Üzümlü Kilise y Haclý Kilise mencionadas en la Biblia símbolo de los primeros cristianos; el pueblo de Cavusin que es el más antiguo del que se tenga noticia excavado en roca y actualmente abandonado; la Mezquita en la zona alta que también fue excavada en roca. De allí se continúa la marcha hasta el Valle Papabadý en donde se destacan las Chimeneas de las Hadas. La próxima caminata es en el Valle de Golgoli cruzando también el Valle de Gomeda y terminando en el Valle Uzangi donde hay un imponente palomar excavado en piedra caliza. Aquí también puedes disfrutar del manantial de agua mineral. Esta es una zona bastante barrosa por lo que es conveniente ponerse un calzado adecuado antes de salir. Para finalizar, un vuelo a Estambul para recorrer sus calles y conocer un poco de sus muchas maravillas.

Una ciudad que se encuentra integrada sobre la propia roca de la montaña en Capadocia

Como puedes ver estas son dos opciones bien diferentes donde la primera es al estilo tradicional y la segunda es al estilo turismo aventura.