Aunque la Ciudad de México tiene sus flaquezas, molestias y frustraciones, sigue siendo uno de los centros metropolitanos más estimulantes y emocionantes del mundo. Originalmente un mercado azteca, la Alameda Central tiene un pasado oscuro como el antiguo emplazamiento de las ejecuciones durante la Inquisición española. Hoy en día, este agradable espacio verde es el parque central más grande de la Ciudad de México y un punto de reunión popular para los oficinistas, vendedores de comida, compradores y los vendedores ambulantes que ofrecen sus productos a los transeúntes.

El Bosque de Chapultepec, es uno de los mayores en su especie y posee siglos de antigüedad y contiene lagos, las residencias presidenciales, varios de los mejores museos de la ciudad, un parque de diversiones y un zoológico. La leyenda cuenta que la madera sirvió de refugio para los reyes toltecas y aztecas durante los tiempos difíciles. Hoy en día el parque atrae a miles de visitantes, especialmente los domingos, cuando las familias vienen a disfrutar y relajarse. Las atracciones se dividen en tres áreas distintas, la primera sección, el Paseo de la Reforma, la segunda sección la ocupa La Feria (parque de atracciones), y la tercera sección, Atlantis, un parque marino con espectáculos de delfines, focas y un acuario.

Bosque de Chapultepec

En el Cerro de Chapultepec (que significa "Cerro de los saltamontes" en la lengua azteca náhuatl), se encuentra el Castillo de Chapultepec que fue construido en 1785 por los virreyes españoles y utilizado como residencia de los presidentes de México hasta 1940. Es el hogar del Museo Nacional de Historia, que contiene cientos de pinturas, murales, cerámicas, muebles y carruajes, que representan la historia de México desde la época azteca hasta la época moderna. Las habitaciones una vez utilizadas por el emperador Maximiliano y la emperatriz Carlota han sido muy bien conservadas y los balcones del castillo ofrecen hermosas vistas sobre el Valle de México.

Castillo de Chapultepec

En segundo lugar en tamaño sólo superado por la Plaza Roja de Moscú, el Zócalo, conocido oficialmente como la Plaza de la Constitución, es el núcleo político, religioso y geográfico de México. Inquietantemente tranquilo por la noche, está animado, lleno de gente y de vida durante las horas del día, siendo el lugar de celebración de las ceremonias oficiales, celebraciones de la ciudad, manifestaciones, concentraciones, actuaciones improvisadas y un área en la que los artesanos exhiben sus mercancías.

Zócalo en DF, o Plaza de la Constitución

En el lado norte del Zócalo se encuentra la Catedral Metropolitana, construida en 1573, consagrada en 1667 y completada en 1813, en un estilo barroco conocido como churrigueresco, es la mayor y más antigua catedral de América Latina. Junto a la catedral, en las ruinas del Templo Mayor de Tenochtitlán dia a dia se reúnen multitudes de curiosos. En el lado este del Zócalo se encuentra el Palacio Nacional, construido en el sitio de un palacio azteca, y unas pocas cuadras al oeste está situado el Museo Nacional de Arte, de principios del siglo XX, un fino palacio renacentista italiano que alberga una colección exhaustiva del arte de México de cada escuela y estilo.

Ruinas del Templo de Tenochtitlán, junto a la Catedral Metropolitana