Su mayor atractivo es la Universidad de Cambridge, que cuenta con 31 facultades, más de 80 ganadores del Premio Nobel y es la tercera universidad más antigua en el mundo, que data del siglo XIII. Entre los estudiantes notables destacan Sir Isaac Newton, Charles Darwin y no menos de 15 primeros ministros británicos. Todavía es posible pasear por los jardines, donde su gran arquitectura resuena con la historia y los logros de un sinnúmero de grandes eruditos. Una gran manera de obtener una excelente visión de uno de los mejores colegios históricos es paseando por la noche dentro de sus instalaciones, tu alojamiento puede ser reservado en una de las habitaciones de la universidad fuera del período lectivo.

Universidad de Cambridge

Sin embargo, explorando más allá de los activos académicos de la ciudad, descubrirás bares vibrantes, restaurantes y atracciones que pueden seducir a cualquier fan del entretenimiento en la ciudad y por si fuera poco se encuentran a poca distancia el uno del otro. Te sentirás inspirado por los muchos museos y galerías de arte, como el famoso Museo Fitzwilliam jactándose de poseer más de 500.000 piezas de arte y la Galería de Ruskin donde el arte tradicional se exhibe junto al arte digital bajo un increíble techo abovedado.

Sumérgete en los pasajes pintorescos que rodean al mercado histórico y los colegios, donde se puede encontrar una mezcla única de tiendas independientes a lo largo de la calle. No puedes irte sin disfrutar de una producción teatral estudiantil, o un espectáculo en el Teatro de las Artes.

El mercado de Cambridge en una de las zonas más históricas y pintorescas de la ciudad

El pub del águila (The Eagle) que se remonta al siglo 14 es donde James Watson y Francis Crick primero anunciaron que habían descubierto la estructura del ADN. En la parte posterior, la barra de la Royal Air Force cuenta con un techo cubierto de grafitis dejados por los aviadores británicos y estadounidenses que bebían allí durante la Segunda Guerra Mundial. Cuando se trata de dulces, ninguna visita a Cambridge estaría completa sin una parada en Fitzbillies, que ha estado vendiendo sus famosos bollos de Chelsea durante más de 90 años. Los bollos aquí son, posiblemente, los mejores que probarás en tu vida.

Techo del pub del águila, The Eagle

La Iglesia Redonda es una construcción normanda sobreviviente, aunque restaurada, es una de las únicas cuatro iglesias redondas en el país. Su origen se remonta al 1130 a.C., por lo que es uno de los edificios más antiguos de Cambridge. Dispone de una excelente exposición permanente sobre la historia de la ciudad. La parte redonda de la iglesia se vio influenciada por la iglesia redonda de Jerusalén llamada el Santo Sepulcro, construida por el emperador romano Constantino en el siglo IV. Dado que los constructores fueron los normandos, recién llegados de Francia en 1066, utilizaron el estilo románico, lo que explica el uso de gruesos pilares y arcos de medio punto.

Iglesia Redonda de Cambridge