Por la red circulan todo tipo de trucos, algunos válidos y otros que no deberían de realizarse porque pueden poner en peligro tu salud. Vamos a conocer algunos de ellos, un modo natural de acelerar tu bronceado pero cuidando a la vez la salud de tu piel.

Trucos reales para broncearse

El verdadero bronceado comienza en el interior del cuerpo, proporcionándole vitaminas y otros nutrientes que necesita no solo para estimular la producción de melanina, sino también para conseguir que la piel esté más sana y preparada para el sol. Así que aparte de ver qué productos puedes aplicar en la piel para broncearte, también veremos qué puedes comper para el bronceado, logrando así los nutrientes que intervienen en este proceso.

  • Zumos para estimular el bronceado: pueden llevar naranja, limón, pomelo o frutos rojos combinados con tomate y zanahoria. Además de ser muy sabrosos y refrescantes si se toman fríos por la mañana, ayudan a prepararse para el moreno. El responsable de esto es el betacaroteno presente especialmente en el tomate y la zanahoria y que estimula la producción de melanina.
  • Peeling antes del verano: antes de empezar a tomar el sol acude a un centro de belleza o realiza en tu propia casa un peeling corporal. De este modo eliminarás los restos de piel muerta y las impurezas de tu piel dejándola lista para broncearse.
  • Mascarilla hidratante: hidratar bien la piel también es básico para que esté sana y soporte mejor los rayos del sol. Usa una mascarilla hidratante cada semana durante el verano para que tu piel se mantenga bonita a pesar del sol y de las agresiones del salitre o el cloro.
  • Gel con aloe vera para después del sol: mezcla una cantidad de jabón neutro suficiente para tu ducha con una cucharadita de gel de aloe vera y úsalo para ducharte después de tomar el sol. Tu piel se regenerará mucho más rápido y se aliviará cualquier irritación del sol.

No olvides utilizar un buen protector solar, esto no impedirá que la piel se ponga morena, pero ayudará a que sea algo progresivo evitando quemaduras y rojeces. Debes aplicarlo antes de salir de casa y renovarlo cada pocas horas y cada vez que te bañes para estar siempre protegido.

Trucos que no funcionan para broncearse

Hay quién está tan deseoso de ver su piel morena que no duda en arriesgar su salud para conseguirlo. Un ejemplo son las personas que en lugar de crema protectora utilizan aceites para la piel. Estos aceites no solo no protegen, sino que ayudan a que el sol queme con más intensidad.

Lo mismo sucede con versiones caseras como cremas a base de aceite de oliva y aloe vera o incluso directamente mantequilla sobre la piel. Estos trucos son muy dañinos para la piel pudiendo causar quemaduras. Además es importante tener en cuenta que la piel tiene memoria y que todos los excesos que hagamos al sol, podremos pagarlos más adelante con manchas en la piel, arrugas prematuras e incluso cáncer.