Quizás el peor enemigo del adolescente promedio sean los granos. En una época donde el cuerpo parece entrar en cortocircuito, la grasa de nuestra piel se incrementa, llevando a la obstrucción de los poros del rostro. Esta grasa arrastra piel muerta, comienza a acumularse y  allí tenemos los famosos granos.  No es un problema de higiene, por supuesto: la formación de un grano suele ocurrir en unas pocas horas.

Un grano cada tanto puede no ser un gran problema, pero si empiezan a salirnos varios por toda la cara  es razonable fastidiarse un poco.  Generalmente, lo que hacemos es “hacerlos estallar” pero eso es doloroso y además implica el riesgo de dejar una marca horrible en la cara. Tampoco es una solución a largo plazo. A la hora de combatir los granos, mejor usemos la estrategia.

Hielo

Apoyar el trozo de hielo en el grano un minuto, descansar otros cinco y volver a colocarlo.  El hielo reduce la inflamación alrededor de los granos, reduciendo su tamaño y evitando que la zona circundante resalte tanto. Ayuda a la vez a eliminar la grasa de la piel.

Y esto nos lleva a un consejo similar: lavarnos con jabón el rostro al menos cuatro veces al día, tomándonos el tiempo de masajearnos bien la piel para estimular la buena aireación y apertura de los poros de la piel.

Limón

El jugo ácido del limón resulta letal para los granos al apurar el proceso de secado. Es necesario utilizar limones frescos ya que el jugo de limón en botella suele tener muy poco limón y muchos conservantes. Siempre será mejor para aprovechar los beneficios del limón utilizar su propio jugo o zumo natural, de un limón recién cortado, pues será la forma más efectiva para este tratamiento natural contra granos o acné.

Estruja bien el limón, moja en una gaza o algodón en el jugo y pégalo sobre el grano antes de acostarte a dormir. Al día siguiente, debería estar a horas de desaparecer.

Pasta dental

La pasta dental es muy corrosiva y si bien esto es una mala noticia para la placa dental, para nosotros es algo fantástico.  Es más efectivo que los otros dos tratamientos, pero arde un poco. Cubre el grano con pasta de dientes antes de irte a dormir. Si te mueves demasiado, quizás te conviene colocar una tirita o alguna otra protección sobre ella para evitar manchar la almohada.

Bicarbonato

Ya tratamos en Hogarus cómo puedes usar el bicarbonato para el acné, un aliado más que podemos probar para mejorar el aspecto de nuestra piel. Gracias a los niveles alcalinos del bicarbonato, es posible equilibrar el aceite o grasa de nuestra piel, de modo que evitaremos la aparición de granos no sólo en el rostro, sino también en diferentes partes del cuerpo.

Vapor

Tomamos prestado este remedio casero para los granos de los estilistas. Ellos utilizan máquinas, pero nosotros podemos simplemente colocar agua caliente en un pote (preferentemente de plástico o vidrio) apoyar el rostro en la apertura de modo que quedemos con el rostro a unos pocos centímetros del agua y colocamos una toalla sobre la cabeza para evitar que se enfríe demasiado rápido.

El vapor limpiará nuestro rostro y relajará los poros, ayudándonos a evitar las obstrucciones que hacen crecer los granos en primer lugar.

Ajo

El ajo es una planta maravillosa. No importa que malestar menor estés sintiendo, el ajo aparecerá en la lista de remedios naturales recomendados. Y aquí está nuevamente, listo para ayudarnos a destruir nuestros detestables granos. El ajo, sin embargo, tiene un olor bastante fuerte, por lo que este tratamiento no es recomendable si planeas salir ese día.

Corta dientes de ajo frescos por la mitad y  friégalo contra el grano. Espera cinco minutos antes de lavarte la cara, y repite el proceso varias veces al día.

Y al margen de estos remedios naturales, recuerda que también te dimos una lista de alimentos para el acné que puedes utilizar junto a estos remedios que te hemos mostrado aquí.

Antes de utilizar agresivos productos químicos: ¡dales una oportunidad a estos tratamientos naturales!