Cómo y para qué nos sirven

Pero además de conocer que no son aceitessino esencias ¿que más nos conviene saber de los aceites naturales?, bueno, nos conviene saber que pueden tomarse aplicarse y olerse por lo que utilizarlos como tratamientos nos funcionaen tés, masajes y aromaterapia.

Pero, los aceites esenciales no deben tomarse o aplicarse directamente sobre la piel porque son muy fuertes, pero en el mercado los podemos encontrar listos para aplicarlossobre la piel, o tomarlos a gota en agua caliente. Esto sucede porque se trata de aceites diluidosen aceite real de coco, almendras, oliva, o cualquier aceite, o porque se encuentran muy diluidos en agua y estos sí se pueden tomar.

Los aceites naturales se suelen obtener de plantas medicinales y flores con propiedades beneficiosas o curativas

Qué beneficios tienen

Cada aceite esencial tiene las características de la planta de la que fue extraída, de esta manera un aceite de lavanda por ejemplo, nos ayudará a recobrar el sueño ya tranquilizarnos o relajarnos.

Los diferentes modos de empleo de los aceites son útiles si por ejemplo sufrimos de incontinencia urinaria y por ello no podemos tomar tés naturales o en el caso de que una taza de té no nos relaje; pero en cambio, un masaje con un aceite esencial sí nos ayuda a bajar los niveles de estrés o cualquier necesidad médica que tengamos.

También podemos decir a favor de los aceites o esencias naturales y esenciales que estos se fabrican no solamente usando una planta o una flor específica, sino que en tiendas naturistas y homeopáticas podemos encontrar aceites compuestos que toman diferentes plantas para crear fuertes aceites que no solamente ayudarán en uno o dos problemas sino que los podemos usar para curar diferentes tipos de dolencias.

Tratamiento homeopático

Para los enfermos que desean disminuir la cantidad de píldoras y medicinas que ingieren porque éstas les afectan en otros niveles de la salud, un aceite esencial puede ser la solución, pues éstos a diferencia de los medicamentos no nos crean efectos secundarios ni dañan nuestro sistema gastrointestinal, pero, no olvidemos primero consultar al médico.