Hay numerosos sitios de interés que no podemos perdernos, y a fin de llegar a tiempo es necesario acortar los tiempos de viaje. Si no contamos con vehículo propio, lo ideal es familiarizarnos con la red de tranvías de la ciudad. En Lisboa opera una red de tranvías antiguos-clásicos de antes de la guerra- que avanzan por las calles angostas de la ciudad. La construcción de la red de tranvías se inicio en 1873 y aunque en un inicio eran empujados por caballos, en 1901 se electrificaron las vías. 

Si bien hay cinco rutas de tranvías (cubriendo alrededor de 152 km de recorrido), sólo dos son de importancia turística: el tranvía de la línea 15, que conecta el centro de Lisboa con el hermoso distrito Belém, y la línea 28, que atraviesa el distrito de Alfama. Éste último opera con vagones construidos entre 1936 y 1947, lo cual agrega un encanto adicional al viaje.

Podemos seguir las rutas en tranvía por Lisboa para acceder rápido a sus diferentes rincones

La línea 28 de los tranvías inicia su recorrido de la Plaza Martín Moniz y atraviesa Graça y el distrito Alfama-donde pasa por la Catedral del Se. Llega luego a Baixa y se dirige hacia el teatro del distrito de Chiado, el distrito Barrio Alto (si buscas vida nocturna, ¡bájate aquí!) y el distrito de Estrella- donde se encuentra la Basílica de la Estrella, uno de los sitios turísticos más visitados de Lisboa-y acaba su recorrido en la estación Campo de Ourique. Son 40 minutos totales de viaje.

Intenta conseguir un asiento junto a la ventana, para poder disfrutar del bello escenario, ¡y mantén lista la cámara! Ten en cuenta que los bancos son de madera y los viejos frenos fuerzan paradas un tanto abruptas. Pero, en vacaciones, quizás la novedad basta para no pensar en ello…o incluso disfrutarlo.

La línea 15 del tranvía parte desde la Plaza de Figueira en Baixa y termina en la estación de trenes  Algés.  Durante su recorrido, las paradas de mayor interés son la Plaza del Comercio, el Monasterio de los Jerónimos y los muelles de Santo Amaro, donde encontramos viejos almacenes que han sido convertidos en bares y restaurantes. Para llegar, hay que bajarse en la Parada de la Avenida del Infante Santo, a 11 minutos de la Plaza del Comercio.

El servicio de inicio de todos los tranvías de Lisboa comienza a las 6 de la mañana y continúa hasta las 11 de la noche. El billete cuesta 2.85 € y puede comprarse una vez a bordo del conductor o de una máquina expendedora (que utilizan sólo monedas). Otra opción es comprar el billete conocido como Viva Viagem, que se compra en la estación de tranvías y reduce el precio del ticket a 1.40 €.