Actualmente hacienda tiene muchos sistemas con los cuales detectar estos fraudes. El fisco anualmente realiza más de medio millón de comprobaciones con controles exhaustivos y de estas comprobaciones se pudo detectar las trampas más comunes que las personas cometen y que ponen a hacienda con los radares más atentos.

  • Compra de un vehículo: los automóviles tienen un total deducible del 50% del valor por el cual se adquirió. Algunas personas deducen también las multas de tráfico, pero hay que tener en cuenta que Hacienda tiene acceso a la base de datos con las diferentes multas de tráfico que puedan existir y puede poner mucho trabajo si se descubre que la persona trata de desgravarse mas del porcentaje aprobado.
  • Gastos personales: algo que pasa usualmente es que algunas personas incluyan en sus deducciones artículos o gastos que son de carácter personal y no tienen nada que ver con el rubro de la empresa o profesión. Otro método muy usado es el de pedirle a sus proveedores personales por ejemplo en una ampliación de la casa que facture a nombre de la empresa  para deducirlo luego.
  • Gasolina: es de recalcar que todo lo que son compras de productos alimenticios a través compras en supermercados, compra de gasolina o incluso restaurantes o bares, no son deducibles porque no se puede verificar la identidad de la persona que realiza el gasto y para que Hacienda pueda realizar las deducciones, exige de una factura con los datos requeridos. Se podría ver como algo pequeño, pero para Hacienda esto puede generar muchos problemas.
  • La lotería y otros juegos: al ganar uno de estos premios las ganancias deben de ser declaradas, pero muchas personas usan el casual “olvido” como una de sus artimañas para evadir esta responsabilidad.

Hay muchas otras “tácticas” que muchas personas usan para tratar de engañar a Hacienda, pero que tarde o temprano siempre se descubre. Lo más recomendable es vivir bajo lo que ordena la ley y no exponerse a ser arrestado o pagar altísimas multas de dinero. Recuerde siempre mantenerse pendiente de las fechas en las que debe presentar su papelería.