• Entrenador deportivo: Lo mejor de ser entrenador es que además de realizar deporte puedes ganar un muy buen sueldo pues les existe con varias especializaciones. Si te gustan las personas puedes ser entrenador de grupos como futbol o aerobics, y si el trato personalizado se te da bien, no dudes en ser entrenador personal. Puedes de este modo ayudar a otros a alcanzar un mejor rendimiento físico, trabajando con todo tipo de clientes: personas mayores que necesitan mantener un buen estado físico, deportistas de élite o quizá algunos que tan sólo practican deporte de forma muy ocasional y quieren mejorar su forma.
  • Profesor de educación física: Los chicos y adolescentes tienen una energía imparable y de ellos podemos aprender mucho si somos maestros de educación física. Para ello es necesario un título de educación física o deportiva, que además te capacitará para educarlos de forma integral y no solamente física, pues puedes enseñar sobre sus procesos de crecimiento y técnica en los deportes. De este modo es posible ejercer esta profesión y enseñar desde pequeños cómo es posible mantenerse en forma. Esto se suele hacer tanto en colegios como en institutos, de modo que el deporte siempre esté presente al menos unas horas a la semana, tratando de crear un hábito saludable para el futuro.
  • Bailarinas: El arte y los deportes también se combinan a la perfección, ya sea que te interese el baile clásico o el moderno, dar clases de baile es una forma de hacer una carrera de lo que te apasiona. Para ello es más común haber estudiado ballet o danza desde chicos, pero no descartes esta profesión si has empezado en tu juventud a bailar, pues se trata simplemente de invertir más trabajo.
  • Deportista profesional: Futbolista, atleta, ciclista, tenista, tantos deportes como los que existen son los que podemos practicar de forma profesional, pero eso sí, se requiere de mucha disciplina y esfuerzo para ser competitivos en esta rama tan codiciada del deporte.
  • Periodista y agente: Pero bueno, quizá amas el deporte pero practicarlo no sea muy lo tuyo, y es perfecto por qué el mundo estaría incompleto sin periodistas, cronistas, y agentes que hacen del deporte un asunto más emocionante. Decídete por la labor que más te llame y ve por ella.

Así, fórmate como profesional del deporte para que ese trabajo que amas se sienta como un hobbie o como “no trabajar” y de esta manera seguir la máxima de Confucio para vivir una vida plena y por qué no decirlo tratándose de un profesión del deporte ¡tener un cuerpo espectacular! Sin duda, aquellos que aman el deporte y tienen ocasión de dedicarse profesionalmente a esta área se sienten mucho más realizados que desempeñando otras actividades menos apetecibles. Evidentemente, hablamos en la mayoría de estos casos de trabajos muy dinámicos y que rara vez nos dejarán una sensación de monotonía.