Actualmente, son muchos los perros que realizan trabajos en los diferentes cuerpos de seguridad, tanto en España como en otros países. Los perros entrenados ayudan a policías, a guardias de seguridad, o a los bomberos que colaboran en la búsqueda de supervivientes en catástrofes humanitarias. Son muchos los empleos para mascotas que existen actualmente, así que vamos a repasar algunos de los trabajos más importantes en los que estos queridos animales peludos nos ayudan a las personas.

Perros que colaboran en asociaciones

Además de estos perros, auténticos funcionarios públicos, también hay animales que colaboran con asociaciones. Un ejemplo son los perros que algunas asociaciones entrenan para poner a disposición de personas ciegas o con problemas de movilidad.

Estos animales son entregados a los socios que los necesitan y se convierten no solo en el amigo que cualquier perro puede ser, sino también en su auténtico ayudante personal, permitiendo en muchos casos que la persona pueda tener una vida autónoma sin necesidad de la atención de familiares o empleados.

Los perros guía ayudan a sus dueños con dificultades en la visión para moverse con más facilidad fuera de casa

Hospitales y residencias

En algunos hospitales, sobre todo infantiles, se han puesto en marcha experiencias pioneras con animales. Fundamentalmente se utilizan perros por ser mucho más fáciles de educar y se convierten en auxiliares de enfermería tan eficaces  que logran que niños a los que no eran capaces de realizarles un análisis lo permitan sin problemas.

También se utilizan para casos de diálisis o de quimioterapia, ya que permiten que tanto niños como adultos se sientan mucho más relajados acariciando al animal y la experiencia sea mucho menos traumática. En algunos hospitales son auténticos animadores sociales, visitando a los niños y jugando con ellos, logrando así devolverles la sonrisa al menos durante un rato. Los perros son de gran ayuda en hospitales donde sin duda logran un efecto relajante y animador para aquellos pacientes que atraviesan problemas de salud importantes.

Perro animando a un anciano ingresado en el hospital

En residencias de ancianos es ya frecuente contar con perros o gatos como mascotas, aunque hay que decir que prefieren a aquellos mininos que no se molestan en predecir muertes y se limitan a dejarse acariciar y mimar por todo el mundo.

Incluso se han llevado a cabo experiencias en cárceles, con sorprendentes resultados. Incluso algunos de los presos más violentos se han dejado ablandar por un simpático perrete que pedía una caricia y que, por una vez, no los juzga ni le importa su pasado.