Preparando su espacio

Dependiendo de la especie escogida, la tortuga de tierra alcanzará un tamaño más o menos grande. Es algo que debemos de considerar ya que no vamos a comprar un terrario cada mes y tampoco podemos llevar a casa a un animal que no va a tener espacio para moverse.

El terrario es esencial para la tortuga, ya que será su espacio para descansar y estar tranquila, aunque es importante que si este no es muy grande se le deje salir para que pasee. Además, es una forma maravillosa de interactuar con ella y de que nuestros hijos jueguen con su mascota de una forma responsable.

Podemos hacer cortos paseos con nuestra tortuga

Eso sí, los paseos deben de ser controlados y no debe de dejarse a la tortuga sola con otras mascotas, que pueden confundirla con un juguete y hacerle daño. No hay que olvidar que las tortugas son muy fuertes y son capaces de empujar puertas entornadas para salir de una habitación.

El bebedero de la tortuga debe de ser muy pesado, ya que es fácil que lo vuelque y además de un comedero con una alimentación adecuada es bueno tenerles una pequeña palangana no muy profunda, con agua. Sobre todo en verano, las tortugas son muy amantes de refrescarse con un buen baño.

Las tortugas son animales de sangre fría que necesitan de una fuente de calor, por lo que es importante que en su terrario haya un pequeño radiador especialmente diseñado para estos espacios, capaz de producir el calor ideal sin dañar a la mascota.

Un terrario ideal para las tortugas

La alimentación de la tortuga

Aunque la mayoría de las tortugas de tierra son vegetarianas, algunas comen también carne por lo que es preciso informarse bien sobre sus necesidades. Mientras son jóvenes comen a diario, pero según llegan a la edad adulta no necesitan comer todos los días ya que su gasto energético no es muy elevado.

Las verduras frescas y en muy menor medida las frutas, no deben de faltar en su dieta. Las frutas les encantan pero tienen mucho azúcar, por lo que su cantidad debe de ser reducida. El veterinario te guiará sobre cuáles son las más apropiadas y si se deben de combinar o no con algún tipo de pienso.

No se le deben de dar cítricos y hay que tener especial cuidado con el sustrato que se le ponga en el terrario, ya que la paja o el heno no son adecuados, ya que pueden comerlo y no les sienta bien en absoluto.

Tenemos ya una tortuga con sus documentos en regla, su espacio en el hogar, tanto para estar tranquila como para dar algún paseo aunque no sea precisamente a la velocidad de un bólido y sabemos qué darle de comer.

Pero las tortugas de tierra tienen otras características que es muy importante conocer para que nuestro animal pueda llegar a vivir los 60 años de media que pueden llegar a cumplir estas mascotas. Algunas especies pueden llegar sin problemas a los 80 años y hay incluso casos de alguna que ha superado los 100.

Las verduras frescas son la base de la alimentación de las tortugas de tierra vegetarianas

El invierno

Si cuando llega el frío tu tortuga se tumba en su terrario y se queda totalmente quieta, sin alimentarse ni moverse, lo más seguro es que haya comenzado a invernar. Las tortugas se pasan el invierno durmiendo, pero en las casas dónde hay calefacción y hay una temperatura constante, muchas mascotas dejan de invernar y se muestran activas durante todo el año.

Esto va a depender de muchos factores, del animal en sí mismo, del tiempo que lleve viviendo en la casa y sobre todo, si ha sido un animal criado en cautividad desde siempre. Si la tortuga decide invernar hay que permitirle que lo haga y dejarla tranquila, sin que sufra ningún tipo de problemas ni sobresaltos.

Síntomas de enfermedad

Todos los que conviven con animales les conocen lo suficientemente bien como para identificar cuándo algo no va bien con su mascota. Las tortugas son animales lentos y de andar aparentemente torpe, pero cualquiera que tiene una sabe diferenciar esta manera de caminar de cuando lo hacen arrastrándose, sin ánimo y sin usar las patas traseras.

Esto es síntoma de que algo no acaba de ir bien y que es conveniente llamar al veterinario para que consulte a nuestra tortuga. Tampoco es bueno cuándo se pasan más de tres días sin comer o sin defecar.  Hay que recordar que tres días es normal, pero no que se superen.

Por supuesto, si la tortuga tiene secreciones en los ojos o en las fosas nasales, también debemos de llevarla a que la vea el veterinario para que nos indique qué puede tener el animal y qué debe de tomar para recuperarse.

Hay que enseñar a los niños cómo deben tratar a las tortugas de tierra, no son mascotas ideales para ellos

Precauciones con las tortugas

Aunque son la mascota ideal para muchos niños, algunos pequeños no son el niño ideal para esta mascota. Hay que enseñar al niño a respetar a las mascotas y diferenciarlas de un juguete. Aunque las tortugas no tienen dientes, su boca es una especie de pico fuerte que en un momento determinado puede hacer daño si se le agota la paciencia.

Tampoco debemos de dejar que los niños le den al animal alimentos al margen de su comida habitual, mucho menos si son golosinas que pueden dañar su sistema digestivo.