Estos son algunos trucos para que tu voz suene siempre bien en una entrevista de trabajo:

  • Tono firme. Tu voz debe de sonar firme incluso si te sientes nervioso. Habla despacio, no corras al hacer tus exposiciones y tampoco seas demasiado breve. Haz pequeñas pausas para coger aire y que tu discurso no se vea demasiado denso. Evita repetirte.
  • Respira antes de contestar. No te van a dar un premio con ser el más rápido en tus respuestas, así que deja pasar uno o dos segundos antes de empezar a hablar. No crees tampoco espacios de tiempo innecesarios, pero una mínima pausa te permitirá coger aire y situarte en la respuesta que tienes preparada para esa pregunta.
  • Se consciente de cada palabra. Cuando hables se consciente de todo lo que dices, no te dejes llevar por la entrevista porque en ese caso no solo puedes acabar cometiendo un error en lo que se refiere al tono de voz, también en lo que tiene que ver con el contenido en sí de las respuestas. No te sientas intimidado pero se consciente en cada momento de dónde estás y de qué estás haciendo.
  • Resalta con un gesto, no alzando la voz. El exceso de gesticulación no es bueno en una entrevista de trabajo, pero las manos, bien empleadas, pueden ayudarte a resaltar algo que estás diciendo sin tener que gritar o sin darle un tono exagerado. Si quieres decir que algo no te interesa en absoluto o no tiene nada que ver contigo, puedes remarcarlo con un gesto rotundo, en lugar de, como a menudo se hace, remarcar demasiado el NO con la voz.
  • Ten claro lo que quieres decir. Esto es básico, ya que si no sabes lo que tienes que contestar a una pregunta empezarás a bacilar y a sentirte inseguro y tu voz lo dejará ver. Si balbuceas, tartamudeas o empiezas a utilizar muletillas estarás dando a entender que no estás seguro de tu respuesta. Para evitar esto el truco es muy sencillo, ensaya en casa todas las preguntas y respuestas que crees que pueden salir en la entrevista. De este modo siempre sabrás como responder y no te cogerán de sorpresa.
  • Antes de una entrevista de trabajo relájate con una infusión que no solo te ayudará a sentirte más tranquilo, también te hidratará, algo imprescindible para que no te pique la garganta o para que la voz no salga entrecortada. Puedes llevar un botellín de agua para poder dar un trago en el caso de que notes la boca seca. No debes de acudir comiendo caramelos pero puedes tomarte una pastilla de menta antes de entrar para que así tu aliento también esté fresco.