Afecciones como el acné son causadas por una piel que no está desinfestada, por el contrario, que posee mucha grasa. Para ello es aconsejable poner a hervir dos cucharadas soperas de hojas de tomillo secas, en medio litro de agua. De esta manera pueden hacerse vaporizaciones, antes de que empiece la ebullición. La cabeza deberá ser tapada con una toalla para evitar resfríos, y la acción debe ejecutarse durante 5 minutos. Luego debe aplicarse hielo en el rostro, cubierto con una tela fina, para que los poros se cierren.

Tomillo hirviendo para su aplicación

Infecciones respiratorias también son combatidas con la hierba. Limpia los pulmones cuando se sufre  tos.  Las hojas aceitosas de la planta son la parte más antiséptica. Tanto para los resfriados estacionales como para cualquier tipo de infección de pecho, beber un cocimiento tres veces al día funciona de maravilla. La misma infusión se usa en gargarismos para los problemas de garganta.

En infecciones pulmonares puede prepararse un jarabe de esta hierba. No es más que una mezcla en la que intervienen 450 gramos de miel y 600 gramos de infusión colada. En dosis de una cucharadita cada 8 horas funciona muy bien.

El tomillo presenta además una discreta labor antiparasitaria, y combate infecciones estomacales causadas por los alimentos. Para aquellas personas que se ven afectadas por picaduras de mosquito o heridas con mal aspecto, he aquí una loción curativa: se diluyen 20 gotas del aceite en 60 miligramos de agua y se aplica sobre las lesiones. Elimina muchos tipos de gérmenes, cicatriza y además reduce los síntomas de fiebre y dolor.

Ramo de tomillo

Incluso antes de las picaduras de insectos, puede usarse como repelente. Ya sea situando la planta en la ventana, o en el jardín, así como untándose el aceite indicado arriba, evita la acción de mosquitos y otros. De ahí que en la industria el tomillo sea ingrediente esencial en algunos desinfectantes y fungicidas.

Eso sí, con cada preparación que contenga hierbas, aunque no haga mucho daño, se recomienda no abusar de su uso. Es así que algunos doctores se lo prohíben totalmente a mujeres embarazadas o que estén lactando, así como a niños pequeños, menores de 3 años.