Contribuye además esta fruta a curar migrañas y severas cefaleas o dolores de cabeza, ya que beneficia el sistema circulatorio, incluso, baja la presión arterial porque contiene ácido gamma aminobutírico, indicado para hipertensos. En jugos también lo recomiendan para reducir los niveles de colesterol.

Una fácil receta para aquellos migrañosos es comer,  por diez días seguidos, una hora y media antes de los desayunos, un banano bien maduro, y luego tomar un vaso con agua. El día número 11se toma el jugo de un tomate de árbol en agua hasta el día 20. La fórmula debe repetirse dos veces más.

Cualquiera de las variedades del tomate de árbol resultan muy útiles para cuidar el cerebro

Y para esos dolores de cabeza causados por la alta tensión, el tomate de árbol por supuesto que también tiene una cura. Se aconseja en estos casos tomar también en ayunas, por diez días, un vaso de jugo de berenjena licuado con cáscara cruda. Luego, el día 11, debe consumirse un jugo de maracuyá. El día 12, se debe beber  uno de tomate de árbol, y otro día, solamente lulo, o sea, el día número13. Es importante señalar que el maracuyá y el tomate de árbol se pueden cocer entre dos y cuatro minutos antes de ser licuados.

Una manera eficaz y totalmente natural para prevenir el alzhaimer es tomar jugo de tomate de árbol al menos dos veces al día. Se prepara hirviendo durante diez minutos los tomates con cáscara y sin pedículo. Luego se dejan enfriar el agua y la fruta,  y la cáscara se quita fácilmente de forma manual. Se licua con un poco de agua, y, en dependencia del gusto de cada quien, se puede agregar zanahoria, piña, mora y azúcar. Además de refrescante y bueno para la memoria y el cerebro en general, baja el colesterol y limpia la sangre. ¡Es una solución tan efectiva, que jamás la olvidaremos!