Se trata de un modo más respetuoso con el medio ambiente de limpiar a nuestro bebé y además cuidar de su piel. Sin duda, el modo ideal de ahorrar y a la vez evitar los grandes desechos que suponen las toallitas desechables, muchas de ellas con productos contaminantes que suelen resultar difíciles de procesar. Verás que la mayoría de los elementos necesarios son muy sencillos de conseguir, así que no te resultará difícil preparar estas toallitas caseras.

Estos son los elementos que necesitamos para preparar estas toallitas caseras que podrás usar con tu bebé, recuerda preparar todos ellos antes de comenzar con su fabricación, para así disponer de todo lo que hace falta para que estas toallitas sirvan para el fin deseado:

  • Toallas de cocina resistentes
  • 2 tazas de agua destilada o hervida
  • 1 cucharada de jabón neutro líquido (de preferencia hipoalergénico)
  • 1 cucharada de aceite de oliva extra virgen
  • 1 cucharada de vinagre de manzana
  • 1 refractario hermético o de toallitas húmedas
  • 1 cuchillo afilado

Toma las toallas de cocina y con la ayuda de un exacto o un cuchillo bien afilado corta el rollo a la mitad. Si vas a usar un refractario reciclado de toallitas húmedas corta cada servilleta y dóblalas unas con otras para que puedas usar el refractario de manera regular.

En un recipiente aparte mezcla el agua, el jabón  neutro, el aceite de oliva extra virgen, así como el vinagre de manzana y combina perfectamente hasta obtener un líquido homogéneo.

Coloca el rollo de toallas de cocina cortadas a la mitad de forma horizontal y vierte la solución ya tibia sobre ellas a fin de que se mojen o humedezcan las toallas.

Si quieres toallitas con olor puedes usar aceites esenciales de lavanda, de manzanilla o de cualquier otra planta con rico aroma y que demás funcione como desinfectante sobre la piel de tu bebé.

Verás que puedes usar estas toallitas de manera regular y que al mantenerlas bien tapadas durarán bastante. De hecho, si notas que se resecan puedes hacer un poco más de solución para así volverlas a humedecer.

Porqué hacer nuestras propias toallitas húmedas

Estas toallitas tienen la ventaja además de no contener químicos, mismos que pueden alterar el sistema endócrino de adultos y por supuesto de los bebés, pues alteran el metabolismo, el crecimiento físico, así como las costumbres de sueño y los cambios de humor.

Los productos de cuidado e higiene personal del bebé deben ser especialmente cuidados por las madres porque su piel no solo es sensible, sino que además por encontrarse el pequeño en pleno crecimiento y desarrollo, no queremos que este se vea afectado por algo que parece tan inofensivo como una toallita húmeda.