Poda de formación

Este tipo de poda está orientada hacia aquellas plantas que tienen un gran follaje, como una forma de interferir en su desarrollo para lograr el efecto final que queremos en la planta. Así, existen infinitas formas para moldear la planta, que generalmente pertenece a especies de amplio ramaje como árboles, arbustos de alta longitud, trepadoras y enredaderas. Naturalmente, para hacer este proceso, la planta debe haber alcanzado cierto crecimiento, a fin de poder observar la forma definitiva luego del corte. Tiene un objetivo decorativo, principalmente.

Poda para limpieza

Como su nombre lo indica, consiste en la eliminación de aquello que no aporta nada a la planta. Esto implica principalmente aquellas ramas, hojas, tallos, flores y frutos sobrantes o en mal estado. En algunos casos, permite restar un poco de densidad a la planta y aclarar su follaje para una mejor vista. No hay una época perfecta para hacer este tipo de poda, sino que se efectúa en función de las condiciones del entorno donde se encuentre la planta.

En ocasiones es necesario cortar ramas en mal estado

Poda de floración

En esta modalidad de poda, se procura impulsar la floración de la planta, haciendo cortes a los ramos que ya han florecido, permitiendo el desarrollo de nuevas flores. O retirando aquellas que crecieron del modo incorrecto y solo consumen energía. Naturalmente, este tipo de poda solo aplica para aquellas especies que produzcan flores.

Poda de renovación

Podemos calificar a esta técnica como mixta, porque implica a las mencionadas anteriormente. Con esta poda se persigue darle una nueva vida a la planta, sobre todo aquellas que han estado olvidadas mucho tiempo y requieren de una poda más profunda. Así que se retiran todas las ramas, frutos, flores, y elementos en mal estado. Generalmente, esta poda deja a la planta en su esqueleto principal, pero garantiza un nuevo nacimiento de follaje, combinado con un buen proceso de abonado y riego.

Debemos aclarar que esta clasificación es muy general, para plantas genéricas. Cada especie tiene unas especificaciones que deberán ser efectuadas para cada caso, bajo la asesoría de un jardinero profesional.