• Miel multifloral: es la miel que surge de la libación de diversas flores, las cuales dan a la miel un sabor rico pero no concreto como lo podemos apreciar en  las mieles monoflorales o de bosque.
  • Miel monofloral: como su nombre lo dice, es una miel que se elabora a partir de la libación que las abejas hacen de una determinada flor, que por lo general se obtiene de plantíos donde un solo árbol abunda.
  • Miel de mielada o miel de bosque: este tipo de miel no se obtiene de las flores, sino de la salvia que emana de los árboles. Dado a esto el sabor es más fuerte y el color también tiende a ser más intenso.

Cada miel tiene su sabor y olor característico

Lo más rico de cada miel es que cada una desarrolla un gusto diferente que se debe a su libación, por lo que una miel que se ha hecho a partir de abejas que viven en un plantío de por ejemplo, naranjas, tendrá ese olor y sabor característicos de las flores de azahar.

De igual manera, la miel de bosque que como ya lo dijimos se obtiene de la salvia de los árboles del bosque, es una miel con gusto y olor a encino, abeto o pino, que son los principales árboles de los cuales obtenemos miel.

Miel que podemos hacer en casa

Es muy rico hacer mieles en casa, y más sencillo de lo que podemos imaginar. Con tan solo reducir a fuego muy bajo una taza de azúcar con una taza de agua y el sabor de nuestra elección como canela, jengibre, naranjas o cualquier fruta, podemos hacer una miel que una vez que hayan pasado unos días irá tomando una consistencia más espesa y que podemos utilizar para endulzar tés, pasteles o pan tostado.

Si queremos hacer más rica esta miel y con menos daños a la salud (la miel más natural es la de abeja, por ende es la más sana), podemos realizarla a partir de azúcar moscaba, de stevia o de miel de agave, pero el nivel de dulzura y consistencia variará mucho en cada una de ellas.