Fauna mascota

La fauna mascota está formada por animales que desde hace ya mucho tiempo, han sido criados junto con el hombre y que han sufrido modificaciones que los han adaptado a la vida con el ser humano. En occidente, básicamente serían el perro y el gato.  Se trata de animales que a diferencia de los de producción, que también viven con el hombre, no se utilizan para sacar un partido, sino para simple satisfacción.

Las gallinas, los cerdos o los conejos serían en principio animales de producción, sin embargo los conejos se han convertido en animales mascotas para muchas personas que han encontrado en estos simpáticos roedores buenos amigos. Se les consideraría pues mascotas exóticas.

Fauna autóctona

La fauna autóctona es la fauna salvaje propia de un país. En España está totalmente prohibido recoger especies autóctonas y criarlas como animales de compañía. Nadie podría, por ejemplo, quedarse con un zorro o con un ave que hubiera encontrado. En caso de que se localice uno de estos animales heridos, se debe de llamara a Seprona o, en el caso de polluelos más manejables,  acercarlos a un centro de conservación de especies.

Algunas especies determinadas por la ley, pueden llegar a criarse en cautividad de manera legal y estar autorizados para su compra/venta, tal es el caso de aves de cetrería. Pero en este caso, dejan de ser considerados fauna autóctona y  pasarían a tener la consideración de mascotas exóticas. Es importante antes de comprar uno de estos animales comprobar que todos sus papeles están en regla ya que el comercio ilegal de especies amenaza la supervivencia de muchos animales y enriquece tan solo a mafias organizadas y a inconscientes que ponen en peligro el equilibrio del sistema.

Fauna exótica

Con fauna exótica generalmente nos referimos a las mascotas exóticas. Se trata de animales que actualmente viven fuera de su hábitat natural, pero que han sido criados en cautividad y que es legal comerciar con ellos. La gran mayoría de mascotas, exceptuando perros y gatos, son consideradas fauna exótica independientemente de que procedan originariamente de la fauna salvaje o de animales de producción.

Los peces, las aves y los roedores son en su práctica totalidad mascotas exóticas. Como excepción están algunos animales como los primates, que ya hemos visto en artículos anteriores que está permitido su comercio, pero solo para uso científico o en zoológicos, pero no como animales de compañía.

Muchos animales exóticos son ya muy comunes en nuestro país y se crían aquí, pero otros proceden del comercio exterior. En estos casos es muy importante asegurarse de que todos los papeles están en regla y que se trata de ejemplares que no proceden del comercio ilegal de especies.