Incluso para aquellos que siguen prefiriendo la opción de la pintura, el alicatado es escogido para cubrir la zona frontal de la cocina, donde más se sufre el efecto de la salpicaduras tanto al cocinar como al utilizar el fregadero.

Existen muchos tipos de azulejos, todos con sus ventajas y también sus inconvenientes. Vamos a conocer un poco más sobre los principales tipos.

Tipos de azulejos

Azulejos rectificados: Estamos hablando de un tipo de azulejo cuya terminación en los bordes permite que se unan con el siguiente sin que haya prácticamente una junta visible. Esto hace que la pared tenga sensación de continuidad.

Estos azulejos tienen dos ventajas. Por un lado son estéticamente impecables, ya que pueden hacer parecer que una pared está totalmente cubierta con mármol, por poner un ejemplo. Por otro, al no tener juntas resultan mucho más fáciles de limpiar.

Su principal desventaja está en el precio, ya que son más caros que los azulejos corrientes, pudiendo escaparse de algunos presupuestos.

Ejemplo de azulejos rectificados en una cocina

Azulejos de porcelana o cerámicos: En este caso nos referimos a los azulejos de toda la vida, aunque ahora gracias a los nuevos diseños encontramos muchas más formas y colores que antes.

Su principal ventaja es que son muy económicos y que ofrecen múltiples posibilidades para combinar con los colores de los muebles o para ofrecer contrastes. Además son poco porosos, lo que hace que sean fáciles de limpiar.

Su principal desventaja es que pueden resultar un poco frágiles y se quiebran con relativa facilidad. Además, al ser muy visibles las juntas, estas pueden ensuciarse con frecuencia obligando a un esfuerzo adicional para mantenerlas limpias.

Resultado de los azulejos cerámicos o porcelánicos

Gresite: Se trata de pequeños azulejos, muy de moda para cuartos de baño y que también se pueden ver en catálogos de cocina. Su acabado es muy original y puede colocarse en toda la cocina o solo en una parte, para resaltar una determinada zona.

Su principal ventaja es que es original y diferente, ya que es un material que no se utiliza demasiado en las cocinas, por lo que no está excesivamente visto.

Su principal desventaja es que dada la cantidad de juntas que tienen resultan muy complicados de limpiar, una de las razones por las que se ven tan pocos en las cocinas. A la larga suelen cansar y por eso no son demasiado recomendables.

Gresite en una pared de cocina

Azulejos de gres: Uno de los materiales más novedosos. Permite conseguir azulejos con diferentes texturas y quedan especialmente bonitos con aquellos rugosos y en colores tierra. Dan un toque rústico a la cocina muy original y con mucha clase.

La principal ventaja de estos azulejos es su gran valor estético y que sus precios se mueven en una amplia gama de categorías, por lo que pueden adaptarse a todos los presupuestos.

La mayor desventaja es que son materiales ligeramente porosos, lo que los hace algo más dificultosos a la hora de limpiarse.

Azulejos de gres en la cocina

Así que estos son los principales tipos de azulejos que puedes escoger para alicatar las paredes o incluso el suelo de tu cocina. Queda ya a tu elección la decisión sobre qué material de todos estos utilizar para la cocina de tu casa.