1. Estiércol: Sobre todos los más empleados son los de caballo y de la ganadería vacuna. Esta clase de abono  tendrá mejores resultados si se utiliza de forma semi-descompuesta en tierras húmedas.  La cantidad que deberías echar depende de lo grande que sea el terreno y de lo reciente que sea el cultivo.  El estiércol resulta ideal para el cultivo de todas las cucurbitáceas como nabo, zanahoria, remolacha, coles, cardos, patatas, berenjenas….etc.
  2. Excrementos humanos: Este abono es muy utilizado porque es más rico en nitrógeno pero  se debe emplear solo para bañar al estiércol moderando mucho la cantidad ya que puede dar mal sabor a las plantas que se cultiven. Se debe tener en cuenta que no debe emplearse en cultivo de legumbres de grano.
  3. Mantillo: Se emplea en cultivos de ajo, achicoria, cebolla, cebollino, chalote, escarola, fresa, hinojo, perejil….etc. Aunque es bastante utilizado por los agricultores sus efectos duran poco y hay que suminístralo de forma semi-descompuesta para que su valor de nutrientes sea más elevado.
  4. Otros Abonos: Existen además otros abonos naturales como la turba, marga, fango de acequias, aguas residuales, hollín, ceniza, hiervas sanas, trapos de lana, raspaduras de cuerno, trozos de cuerno que cuentan con una serie de características muy útiles.
  5. Abonos Nitrogenados: Se tratan de abonos químicos que proporcionan nitrógeno al terreno. Puedes encontrar Nitrato de sosa, Nitrato de potasa, Nitrato de de cal, Cianamida cálcico o Sulfato de amoníaco.
  6. Abonos Potásicos:  Son abonos que aportan potasa de forma muy asimilable. Son muy utilizados el cloruro o sulfato que pueden obtenerse de la ceniza de madera, Carnalita, Cainita, Cloruro de potasio, Silvanita….etc.
  7. Abonos fosfatados:  Son aquellos abonos que proporcionan el fósforo en forma de ácido fosfórico o anhídrido fosfórico y también de fosfato de cal que se pueden obtener desde la Cenizas de madera, Apatita, Fosfatos de huesos, Fosfato mineral, Fosfato  bicálcico…etc.
  8. Abonos calizos: Van a proporcionar a nuestros vegetales cal en forma de sulfato o de carbonato y para ello se han utilizado el yeso, la cal, marga o conchas marinas.