Las continuas innovaciones en la industria automotriz y los ciertamente modelos de ensueño que se están produciendo diariamente nos dificulta en el buen sentido de la palabra, la posibilidad de lograr elegir fácilmente el automóvil que más nos satisface. Hay personas que prefieren dejarse llevar por algunas marcas recientes, que están buscando concretar una variedad de diseños atractivos, para hacerlos así, compatibles con las nuevas tecnologías que se poseen, sobre todo las inalámbricas. Existen de igual modo, otras marcas que se decantan por diseños más convencionales, y que colocan su atención en la mejora de atributos como la velocidad, la aceleración y la comodidad del usuario.

Entre aquellos fabricantes que buscan siempre darse la mano con la tecnología de vanguardia se encuentra Tesla Motors, Inc., una compañía de diseño y construcción de vehículos eléctricos, fundada en el año 2003, que posee como objetivo principal producir vehículos eléctricos en masa a un precio accesible para el consumidor estándar. Un objetivo altamente plausible, en especial si se tiene en cuenta que recientemente ha diseñado el Tesla Model 3 2018, un automóvil tipo sedán que como ya es insignia de la marca, es totalmente eléctrico, y que además, según comunica la propaganda del fabricante, cuenta con autonomía, rendimiento, seguridad y el espacio idóneo para la época actual en la que vivimos.

Hablando en términos generales, es un vehículo de dimensiones compactas y relativamente cómodas, con un tren de propulsión eléctrico. Fue presentado por primera vez, en la sede de la marca ubicada en California, el 31 de marzo de 2016, y en tan sólo 24 horas se recibieron al menos 135.000 pedidos, lo que de seguir así, y teniendo en cuenta su precio de partida, que está ligeramente por encima de los 32,000 euros de inversión, constituiría un alcance maravilloso para el bolsillo de un consumidor estándar. En comparación con otras marcas de automóviles, su precio de arranque seria similar al de un BMW i3, y sólo un poco superior al de un Nissan Leaf.

Interior de este nuevo modelo sedan de Tesla

Este no es un apartado de menor importancia, ya que hasta ahora había sido un mercado automotriz en el que los coches eléctricos que desarrollan las marcas, o bien son exclusivos y caros o carecen de atractivos tecnológicos y la autonomía de algunos modelos propulsados por gasolina.

En otro orden de ideas, la autonomía íntegramente eléctrica de este auto es de mínimo 346 kilómetros, aunque esta seguiría aumentando de forma progresiva tras su lanzamiento comercial, como lo han hecho antes con los Teslas Model S, cuya autonomía actual es cercana a los 500 kilómetros con una sola carga. En cuanto a la aceleración que ostenta, puede acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 6 segundos. Adicionalmente, se puede decir que es un auto de corte dinámico, espacioso y tecnológico en su interior. Se beneficiará notablemente, al menos en los Estados Unidos, de la extensa red de cargadores rápidos Supercharger, instalada por todo el país.

Equipará a su vez, los últimos avances en conducción semiautomática desarrollados por Tesla, como el Auto Pilot. Además, en su interior, todos los sistemas del vehículo se podrán controlar mediante una gran pantalla táctil horizontal, parecida a la de los Tesla Model S.