Aunque sea un tema desagradable, es aconsejable revisar de vez en cuando las deposiciones de nuestros peludos, tanto perros como gatos, a la búsqueda de gusanos vivos o de restos de algún parásito intestinal. Este es el caso de la tenia, que si bien no tiene por qué ir acompañada de otras lombrices pequeñas, sí que se desprende de sus anillos y estos son eliminados del organismo, por lo que es posible detectarlos.

¿Qué es la tenia?

La tenia es un parásito intestinal de gran tamaño, que se adhiere a las paredes del intestino y se alimenta del animal al que parasita. Puede debilitarlo tanto que puede llegar a causarle la muerte.  En los casos de ejemplares más grandes se han encontrado hasta de nueve metros.

Viven en el intestino de los mamíferos como el perro y el gato y también en el hombre. Podemos contagiarnos mutuamente de la tenia, es decir, el perro puede contagiarla al gato, este al hombre o viceversa.

El contagio se produce mediante huevos que se depositan en las heces de los animales. Al contactar con ellas, estos pueden entrar en el cuerpo del nuevo huésped e instalarse. Es muy peligroso si en lugar de en el intestino se enquistan en un órgano vital, cosa que sucede con algunos tipos de gusanos. También se produce el contagio al comer carne cruda o poco cocinada de un animal previamente infectado.

Síntomas de la tenia

La infección por tenia no suele tener síntomas al principio y en ocasiones solo somos conscientes de que nuestra mascota o nosotros la padecemos al tener problemas en los órganos en los que esta se ha enquistado o al padecer una fuerte anemia si se ha alojado en el intestino.

Existe tratamiento para la tenia, tanto para curar a los perros como a gatos que sufren por culpa de este parásito, siendo la más fácil de tratar la intestinal. Tras tomar el medicamento el gusano muere y se desengancha del intestino siendo eliminado por las heces. Los quistes producidos en otros órganos también tienen tratamiento y solo en casos graves deben de ser operados, debido al riesgo de que rompan y puedan infectar el resto del organismo.