Quizás uno de los sitios donde más rabia de encontrarse pelos sea en el sofá. Vienen invitados, pasas la aspiradora, tienes todo impecable y en un momento que te despistas Michi se sube al sofá, se refriega feliz contra la tela y todo queda lleno de pelos. Seguro que más de una vez te ha pasado algo similar y la cara de quien viene, especialmente si no tiene mascotas, es un poema. En algunos casos incluso optan por quedarse de pie hasta que les traes una silla libre de tapizado peludo.

Puedes estar permanentemente con la aspiradora y el cepillo o puedes ahorrarte todo este trabajo invirtiendo un poco más de dinero y tapizando tu sofá con una tele repelente de pelos. Estas telas son un poco caras, ya que se trata de tapizados de calidad, pero los que las han probado afirman que valen hasta el último euro que cuestan. Y es que evidentemente, no van a impedir que el animal suelte pelo pero sí que estos se queden pegados en la tele, especialmente esos que quedan clavados y que son tan complicados de quitar.

De este modo, tan solo con pasar un cepillo rápido, el sofá se verá totalmente impecable y no habrá sorpresas para nadie. Toda la familia podrá sentarse en el sofá con sus mejores galas sin salir llenos de pelos por toda la ropa. No solo ahorran trabajo, sino que además

Telas clásicas y telas especiales

Hay determinadas telas de toda la vida que repelen mejor los pelos, una de ellas es el crypton, que también resiste el agua. Esta es la tela ideal para la cama de las mascotas o para las mantitas en las que se tumban. No es tan agradable como los tejidos de peluche pero con una sacudida estará perfectamente limpia y no estarás llenando la lavadora de pelos que más tarde pueden acabar pegándose en la ropa de calle.

En el mercado hay también nuevas telas de poliéster tratado que no solo no se manchan fácilmente, sino que impiden que penetren los pelos de las mascotas. Puedes elegir entre una amplia gama de colores y estampados para que siempre puedas tener el que mejor combine con tu salón.

Por cierto, estas telas van muy bien para las cortinas, especialmente si tu perro o tu gato adoran el frotarse contra ellas cada vez que pasan, dejando una franja de pelo todo a lo largo de la columna desde el suelo hasta la altura de su lomo. Así que puedes comprar un coordinado para sofá y cortina y crear un salón a la medida de tu mascota y fácil de limpiar.