• Famosos que coleccionan mascotas como si fueran complementos de moda: Se ha criticado mucho a Paris Hilton, por ejemplo, por su afán de comprar perros de alto precio. Si bien los tiene en una mansión a escala para ellos y no dudamos de que no les falta nada material, la gran cantidad de animales que ya tiene y el hecho de que no está jamás en casa hace pensar que esos animales no saben lo que es tener una familia humana más allá de sus cuidadores.
  • Tintes para pelo: hemos visto como algunos snobs han subido a redes sociales imágenes de perros o gatos con tintes para pelo. Además de ser un espectáculo que solo pone en relieve la escasa empatía por su mascota de quién la realiza, es algo que puede causar serios problemas de piel a nuestros animales. Eso por no hablar de que al lamer o ingerir ese pelo puedan sufrir molestias gástricas debido a los productos utilizados en la elaboración del tinte, por muy apto para animales que digan que es en la etiqueta.

Perro con el pelo tintatdo

  • Llaveros con tortugas vivas en su interior: un exponente de la crueldad a la que puede llegar el hombre. Esta noticia saltó a las redes sociales y en principio parecía ser tan solo un fake de tantos que circulan, pero lamentablemente muchos medios la han confirmado. En algunas zonas de China la moda era meter a pequeñas tortuguitas en bolsas de agua, cerrarlas al vacío y venderlas como llaveros para que su dueño pudiera ver como el animal agoniza por la falta de oxígeno entre sus propias heces.

Llavero con una tortuga viva en su interior

  • Tatuajes para mascotas: la última de las modas absurdas que debería de estar penada por la ley consisten en realizar tatuajes a las mascotas. Para eso, evidentemente, se les afeita el pelo y se les somete a un proceso similar al humano. Una auténtica aberración ya que cualquiera que se haya realizado un tatuaje sabe que es doloroso y agresivo con la piel y que evidentemente, el animal no tiene la recompensa estética que tiene el hombre al hacerlo. Realmente, sin palabras para describir lo que cualquier amante de los animales siente ante esto.