1. Tarta de galletas. Coloca en un bol un vaso de leche y échale dos cucharadas de cacao en polvo. Prepara una bandeja o fuente y unta galletas rectangulares en el preparado de leche y chocolate anterior; déjalas sólo unos segundos ya que es muy fácil que se reblandezcan tanto que acaben rompiéndose y colócalas en la bandeja. Cuando tengas la primera capa de galletas (dando la forma y tamaño que desees), unta una capa de mermelada. Cúbrela con una nueva base de galletas mojadas en leche y haz la siguiente capa de crema de cacao; lo puedes comprar en cualquier supermercado o hacerlo tú mismo derritiendo al baño maría chocolate para fundir. La cantidad de pisos que quieras hacer así como la combinación de mermelada y cacao dependerá de vuestros gustos. Métela en la nevera al menos 8 horas antes de servirla y para su presentación utiliza nata montada. ¿Puede haber una tarta de cumpleaños más fácil, económica y rápida de hacer?

Tarta de galletas

  1. Bizcocho de yogur. ¿Tus invitados son más de bizcocho que de chocolate? Pues nada mejor que esta jugosa tarta de cumpleaños. Necesitas batir tres huevos y añadirle un yogur; este puede ser de fresa o limón y decorarlo más tarde con la fruta elegida. Con el mismo envase, añadimos a la mezcla dos medidas del vaso del yogur con azúcar y tres de harina. Cuando esté perfectamente ligado echamos una cucharada de aceite de oliva y un sobre de levadura. Untamos con mantequilla y un poco de harina la base del recipiente a utilizar y vertemos la mezcla en él. Lo metemos durante 60 minutos al horno, a una temperatura entre 160 y 180 grados, y antes de servirlo esperamos que se enfríe para desmoldarlo. Para la decoración podemos utilizar guindas, nata o fruta troceado; si vuestros comensales son muy golosos, funde chocolate y unta la parte de arriba con él.

Tarta de Yogurt

  1. Tarta de queso fácil. Si quieres optar por una tarta de cumpleaños de queso podrás hacer esta sencilla receta. Sólo necesitas trocear 100 gramos de galletas y mezclarlas con 100 gramos de mantequilla; unta un molde con el resultado. Después mezcla en una batidora eléctrica 300 gramos de queso fresco, tres huevos y un bote pequeño de leche condensada. Vuelca el líquido en la masa de galletas y hornéalo 20 minutos a 180 grados. Una vez enfriado y desmoldado puedes adornarlo con mermelada o con fruta fresca cortada a rodajas. ¡Una forma rápida y sana de celebrar un cumpleaños!

Tarta de queso, con base de galleta y decorada con rodajas de fresas

  1. Tarta de fresa. Si la celebración es en primavera y podemos adquirir fresas en el supermercado, no dudes y opta por esta deliciosa y sencilla tarta de cumpleaños. Haremos una base con bizcochos de soletillas untados previamente en agua y azúcar y después en licor. Colocamos sobre ellos una base de frutos secos molidos y lo volvemos a tapar con otra capa de bizcochitos mojados. La siguiente capa será de nata montada y la cubriremos con la última capa de bizcochos. Para decorarlo repartiremos 4 cucharadas de leche condensada por toda la parte de arriba, después untaremos nata montada de nuevo y colocaremos por toda la superficie fresones cortados en láminas. Si te han sobrado algunos frutos secos como nueces, avellanas o piñones, puedes utilizarlos también para la decoración final.
  2. Tarta fría de limón. Nada mejor que celebrar un cumpleaños en la época estival que con una tarta de limón bien fría. ¿Cómo la hacemos? Para la base podemos comprar una lámina de bizcocho o hacerlo con la receta de la ‘tarta de bizcocho’ anterior. En un bol mezclamos un bote pequeño de leche condensada, zumo tras exprimir dos limones y 250 gramos de nata montada; cuando esté bien ligado la volcamos sobre el bizcocho. Se mete en la nevera entre dos y cuatro horas y se decora con mermelada o fruta fresca cortada a rodajas; la naranja, el melocotón o la piña son las frutas que más combinan con el sabor del limón.