Las más usadas son las tarjetas de débito y crédito y hay también asociadas a determinados negocios. Las de débito son las que permiten manejar el dinero de una cuenta bancaria determinada, el límite que tienen es la cantidad de dinero depositada en la cuenta, en algunos casos se cobra comisión por mantenimiento y en otros no. Las de crédito, permiten hacer pagos aunque la cuenta no tenga fondos hasta un límite estipulado por el banco en el momento en que se emitió la tarjeta y además permite la compra en cuotas, cobra interés por los movimientos realizados.

Las comisiones a pagar por las tarjetas generalmente son: una comisión fija en concepto de emisión y otro cada año por renovación, el importe depende de la categoría de la tarjeta. También se suele cobrar comisión por usar cajeros de otra red y por pagos realizados en el extranjero.

Ventajas e inconvenientes de las tarjetas de débito

Comodidad de hacer pagos y retirar dinero, con cargo a la cuenta, hacer operaciones, recargar teléfonos móviles a través de cajeros y de internet. Seguridad al no tener que andar con efectivo encima, buen control de gastos.

Las desventajas son: hay que pagar comisión y gastos de mantenimiento, está limitada a los fondos que tenga la cuenta para lo que es conveniente ser previsor.

Ventajas e inconvenientes de las tarjetas de crédito

La misma comodidad y seguridad que las de débito, permite comprar hasta un límite fijado por el banco aún sin tener fondos en la cuenta, permite comprar en cuotas. Las desventajas son que hay que pagar comisiones y gastos de emisión y renovación, se pagan intereses sobre saldos deudores y es una tentación para endeudarse demasiado.

Es bastante difícil tomar partido por una u otra ya que juntas hacen un buen complemento, a veces conviene usar débito y otras veces la de crédito. En todo caso cada persona tendría que sentarse a analizar qué es lo que más le conviene.