Elabora un plan de cultivo

Inicialmente, debes elaborar un plan de cultivo, programando al menos cuáles serán las especies a sembrar por los próximos seis meses, incluyendo el mes de enero, de modo que debes investigar cuáles son las plantas ideales para cada mes. Al mismo tiempo, el plan debe incluir las tareas de mantenimiento a realizar, además de los posibles cambios y arreglos que debes hacer en el jardín.

Poda

Probablemente la nevada del invierno ha dificultado las tareas de poda del jardín, de modo que es propicio comenzar a podar aquellas plantas que lo necesiten, cortar el césped, y comenzar a acondicionar el jardín, de acuerdo al plan de cultivo del nuevo año. Ciertamente,  el proceso de poda será progresivo y se efectuará en función de las condiciones climáticas.

Control de plagas

Recuerda que a pesar del frio, las plagas no dejan de existir, e incluso algunas logran resistir la nieve y estás listas para desarrollarse. De allí que se recomienda hacer labores de control de plagas porque muchas de ellas estarán hibernando. Escoge siempre insecticidas poco inofensivos para las plantas y pon atención a aquellas especies más susceptibles de ser atacadas.

Retira la nieve

Debes retirar la nieve del jardín, tan pronto como sea posible. La nieve pesa, y eso va deteriorando la estructura de las plantas, por lo que debes liberarlas de esa carga. Igualmente, es importante que no acumules la nieve en un solo lugar, sino que la distribuyas por el suelo, para que se derrita de forma uniforme.

Rastrilla el terreno

Debes hacer una limpieza general del jardín, para retirar toda la basura que haya traído el viento, y por supuesto, las hojas secas, ya que estas son el hogar más buscado por las plagas.

Prepara abono casero

Estas hojas secas que has rastrillado, puedes utilizarlas junto con otros materiales que estén en tu jardín, para preparar el abono casero, que es mucho más eficaz que otros tipos de abono con base en productos químicos.

Revisa el sistema de riego

También conviene hacer una revisión del sistema de riego, a fin de asegurarnos de que esté en buen estado para cuando las plantas necesiten abundante agua. Con estas básicas tareas, tu jardín tendrá un futuro prometedor en los meses siguientes.