La Medina, el corazón de Tánger

Además de ser considerada una de las medinas más grandes de Marruecos, La Medina de Tánger es el núcleo neurálgico de la población donde se pueden conocer alguno de los puntos de interés más importantes en unas vacaciones. Entre ellos destaca el zoco, sus mezquitas más populares o la Kasbah. Aquí podrás encontrar todo tipo de alojamientos y comercios relacionados con los productos de su exótica gastronomía o los más variados productos artesanales que se venden en sus puestos ambulantes.

  • Borj el Marsa. ¿Quieres disfrutar en tus vacaciones de las mejores vistas desde la ciudad? Desde el Borj el Marsa, el mejor mirador de Tánger, sentirás que estás a las puertas de este gran continente y que ante tus ojos sólo el Atlántico se antepone con el sur de Europa. Para acceder desde la Medina, tienes que recorrer la calle Marina, una de las importantes de la población ya que antiguamente era donde la población judía tenía sus viviendas en la ciudad.

Mirador de la ciudad de Tánger, podemos ver una vista como esta

  • La Gran Mezquita. En la parte sureste de La Medina está una de las construcciones religiosas más importantes de la ciudad: la Gran Mezquita de Tánger. Aunque son muchas las mezquitas que hay repartidas en las calles de la población marroquí, ésta es una de las más grandes y antiguas de la ciudad. Y es que se cree que se levantó sobre los cimientos de un templo romano dedicado a Hércules. El principal atractivo del edificio y el cual es visible desde muchas de las calles de Tánger es el minarete desde el cual el muhadín llama a los fieles para la oración en cinco ocasiones diferentes a lo largo del día.

Gran Mezquita de Tánger

  • La Kasbah. En la parte occidental de la Medina se encuentra La Kasbah en cuyo interior encontramos el que fue la antigua residencia del Gobernador de Tánger. Se trata de un antiguo palacio construido en el siglo XVII y convertido hoy en día en el turístico Museo de Artes Marroquíes de la ciudad. Éste acoge una amplia colección de objetos y piezas antiguas relacionadas con la historia y cultura del país, desde telas hasta joyas, cerámica, telares o alfombras. Y precisamente para aquellos que quieran seguir conociendo de cerca cómo era Marruecos siglos atrás, les recomendamos la visita al cercano Museo de Antigüedades donde ver diferentes restos arqueológicos que se han hallado en las últimas décadas.

Palacio de Kasbah, actualmente un museo histórico