Estos son los ingredientes que podemos utilizar para sustituir este elemento sin que el resultado de nuestras recetas tenga efecto negativo.

  • Hojuelas de trigo: mezcla una cucharada de hojuelas de trigo, más tres cucharadas de agua e intégralo bien con un batidor de mano hasta que se forme una mezcla homogénea y cremosa, de esta forma podrás sustituir el equivalente a un huevo.
  • Semillas de chia: este proceso requiere de tiempo de espera pero no de elaboración. Toma una cucharada de semillas de chia y combínala con 1/3 de taza de agua, deja pasar mínimo 15 minutos y notarás que el agua toma una consistencia babosa como la de una clara de huevo.
  • Semillas de linaza: el mismo procedimiento anterior lo puedes usar con semillas de linaza, son más baratas y tienen un sabor a nuez muy ligero.
  • Proteína de soya y harina de garbanzo: una cucharada de proteína de soya o harina de garbanzo disuelta en tres de agua se pueden utilizar como el equivalente de un huevo.
  • Plátano o banana: media banana molida y bien madura no solamente sirve para sustituir un huevo, sino que aporta también azúcares naturales que son buenos para tu organismo, así como fibra y potasio presentes en abundancia en esta fruta. Las propiedades del plátano lo convierten en un ingrediente muy útil para disponer de estos nutrientes que necesitamos como fuente de energía natural.
  • Puré de manzana: ¼ de taza de puré de manzana puede ser el sustituto perfecto para un huevo, prefiere en elaborado en casa o sin azúcar. No aporta volumen a la masa, pero da la humedad que el huevo aporta a pasteles y panqués, teniendo en cuenta que podremos disponer también de los beneficios de las manzanas para nuestra salud, a diferencia del huevo.
  • Mantequilla de cacahuate: también se le conoce como crema de maní o pasta, es popular y fácil de conseguir en muchos países. Tres cucharadas de esta equivalen a un huevo, por su consistencia de grasas naturales que ayudan a integrar los ingredientes. Que sea sin trocitos de cacahuate la crema.

Es importante señalar que quizá te guste el huevo y puedas comerlo, pero estos sustitutos te ayudan también a reducir las calorías que el huevo aporta a las recetas si por ejemplo en lugar de cuatro huevos para un pastel usas solamente 2 y alguno de estos sustitutos para completar la cantidad necesaria de huevo. Aunque en caso de optar por esta solución ya no entraría dentro de la dieta vegana, pero sí que sería saludable para aquellos que pese a no sufrir alergias o necesitar una dieta estrictamente vegetariana quieren reducir las calorías y el colesterol que ingieren.

Además usar menos huevo ayuda a reducir el olor a este ingrediente que en ocasiones se percibe en panes o panqués (puede ser poco apetecible), sin siquiera restarles esponjosidad si además por cada huevo sustituido añades también una cucharadita de polvo de hornear o polvo royal.