Se han realizado diversos estudios para determinar la causa a esta fobia a volar, llegándose a la conclusión que son múltiples los factores que pueden haber influido en estas personas, esto puede ir desde padres muy temerosos que han generado una fuerte influencia, el temor a las situaciones que no se pueden controlar en su totalidad hasta un factor genético que puede ir asociado a la ansiedad, afectando de esta manera de forma muy negativa a la persona.

Lo principal para superar el miedo a volar en aviones es determinar qué origina ese miedo, muchos de estos ocurren gracias a situaciones que han generado en la persona un nivel de ansiedad muy fuerte que va asociado a los aviones. Esto va generando una cadena, vas sufriendo crisis de ansiedad  al pensar en volar en aviones, llevando esta fobia a las situaciones generales.

Otros factores que han influido en el desarrollo de estas fobias, ha sido el cine y los medios de información al mostrar escenas de catástrofes aéreas e informaciones sobre lamentables accidentes que van afectando a las personas más sensibles con respecto a este tema.

Una de las primeras cosas que se deben hacer para tratar de superar este miedo a volar es aceptar que se tiene esta dificultad y tratar de buscar ayuda profesional, a pesar que el pensar en buscar ayuda les pueda provocar a algunos una sensación incómoda, es el primer paso para iniciar el proceso. No debe sentirse avergonzado de tener este miedo, no es un signo de debilidad ni te define como persona, así que no temas hablar de ello.

Algo que solemos hacer y debemos evitar es informarnos de más sobre aquello que más temor nos causa, esto no soluciona el problema ya que estás buscando que la racionalidad domine un miedo totalmente irracional así que será un intento que solo te originará frustración.

Por otro lado, por naturaleza los humanos buscamos huir de nuestros temores pero utilizar otro medio de transporte solo para evitar subirnos a un avión es solo un síntoma de que el problema se está agravando, así que huir no es la mejor forma de enfrentar esta situación. La mente es un arma poderosa, por lo que visualizar antes del viaje el cómo se desarrollaría un viaje exitoso podría ayudarte a enfrentar la ansiedad que te genera al mantener esa imagen en tu cabeza.

Una cosa que puedes hacer para mantener controlado el nivel de ansiedad es preparar con antelación tu maleta y tus documentos para el viaje, así evitarás presiones extras que te harán sentir aun peor.  Lleva muchos pasatiempos para que puedas mantener ocupada tu cabeza durante el vuelo y evita recurrir al alcohol o a los medicamentos como calmantes para estas situaciones.

Algo clave es saber elegir el asiento en tu vuelo, lo mejor que puedes hacer es evitar sentarte en el asiento junto a la ventanilla, en algún momento querrás mirar y el pánico hará desastres en ti así que evita las tentaciones  y aléjate de las ventanillas.

Por último, si tienes la ocasión, procura viajar acompañado o hacer amistad con la persona que vaya a estar a tu lado durante el vuelo. Esto te ayudará a sentirte más seguro y te mantendrá distraído. Si la persona te conoce le resultará más sencillo ayudarte a despejar tu mente cuando sientas alguna turbulencia pero, si viajas solo, recuerda que es mucho más probable que te ganes la lotería a que tu avión sufra algún accidente.