El IPC está conformado por un conjunto de productos representativos del consumo de los hogares de un país por lo que da idea de la variación del poder adquisitivo de los consumidores.

El poder adquisitivo nos da una idea de lo que se puede comprar, cuando el IPC aumenta el poder adquisitivo disminuye y si los sueldos sufren un incremento posterior a dicho aumento no se debe considerar como “aumento de sueldo” sino que es el mantenimiento del poder adquisitivo. Para que hubiera “aumento de sueldo” el incremento del mismo debería ser superior al aumento del IPC. Pero la realidad es que los sueldos sufren un incremento de mantenimiento al comienzo del año y es muy raro que se vuelva a repetir en otro período, en cambio el IPC está sufriendo variaciones mes a mes con lo cual el deterioro de los salarios pasa a ser muy importante.

Para el 2014 se estima, según FUNCAS (fundación de las Cajas de Ahorros, entidad sin fines de lucro), que la inflación se situará por debajo del 1% tras confirmarse el IPC de diciembre de 2013 que fue de 0.3%, recordemos que a principio de 2013 oscilaba alrededor de 2.3%. La Fundación de las Cajas de Ahorros ha revisado las bajas y ahora estima la tasa media anual en 0.5% para todo el 2014.

Con el IPC se establecen los precios de los productos que compramos

Así terminaba el IPC el año 2013

Por comunidades autónomas, las que presentaron una mayor tasa anual de inflación en diciembre fueron Cantabria (0,6%), País Vasco (0,6%) e Islas Baleares, Castilla y León y Galicia, las tres con un 0,5%. Tras ellas se situó, con un 0,4%, Murcia. Con una tasa igual que la media nacional está Andalucía (0,3%), y con un 0,2% se encuentran Aragón, Asturias, Castilla-La Mancha, Cataluña, la Comunidad Valenciana y Madrid. Los precios en La Rioja subieron un 0,1%, y se mantuvieron estables en Extremadura y Navarra. Mientras, el IPC registró tasas negativas en Ceuta (-0,1%), Canarias (-0,4%) y Melilla (-0,4%).