Una novedosa forma de entrenar

ar y aeróbico que se practica sobre una bicicleta de ciclismo indoor llamada bicicleta Spinner, parecida a la bicicleta estática y pedaleando al ritmo de la música. Más intensa es la música, más intenso es el entrenamiento. La sesión suele ser de 40 a 45 minutos más un momento de estiramiento posterior a la sesión.

¿Qué beneficios aporta el spinning al organismo?

Es muy útil, además de activar la circulación, levanta el ánimo, combate la ansiedad, el stress y genera bienestar, también ayuda a la pérdida de peso. La actividad es sumamente dinámica y debe tener una duración mínima de 15 minutos a 45 como máximo y se trabaja al 30 o 60% de las posibilidades del cuerpo. Gradualmente se va adquiriendo resistencia y una buena preparación si se quieren realizar deporte de mayor exigencia física como por ejemplo carreras de bicicletas de larga distancia.

También mejora la frecuencia cardíaca, disminuyendo las pulsaciones cuando estamos en reposo.

Beneficios de practicar spinning

Otro beneficio que trae el spinning es la que corresponde a glúteos, piernas y abdomen. Estos grupos musculares se ven altamente ejercitados y por tanto se tonifican notablemente. También, al ser aeróbico, se aumenta la capacidad pulmonar ya que los pulmones trabajan al máximo y se incorpora mayor volumen de aire, oxigenando la sangre a fondo.

Además con esta práctica se quema el exceso de grasa acumulada en pantorrillas, caderas y combate el sobrepeso general. Dado el tipo de trabajo que es conviene tener continuidad para ver sus efectos. Esto es posible porque se practica en interior y las condiciones meteorológicas no influyen. La bicicleta tiene una forma especial similar a la de carrera pero fija con una rueda de inercia que favorece el entrenamiento y es que en un comienzo este método se usó para entrenar para las carreras sin tener que depender del clima y, para hacerlo más ameno, lo complementó con música muy rítmica para estimular la práctica.

Concluyendo, tenemos aquí una buena práctica activa y divertida que estimula todo nuestro cuerpo haciéndolo más fuerte y flexible, pero como en toda práctica aeróbica antes de iniciarla conviene hacer un chequeo médico para apreciar si es posible para nuestro organismo una práctica tan esforzada.