Residencias para animales

Las residencias para animales son una opción cada vez más sencilla de encontrar. Antes tan solo las había en grandes ciudades, pero cada vez hay más repartidas por todas partes y es relativamente sencillo encontrar una residencia que no nos quede demasiado lejos.

Aunque no son demasiado baratas, sus precios también han bajado y ya no son el gran lujo que fueron en otros tiempos, adaptándose más a las necesidades de economías más modestas. En muchos casos puedes pagar un servicio básico, en el que el animal estará muy bien atendido y cuidado por un precio razonable. Si quieres lujos como masajes para tu animal, servicios de spa o “paticuras”, tendrás que abonarlos a parte y ahí si puede subir considerablemente la factura.

Cuidadores a domicilio

Aunque en el caso de los perros no es una opción dejarlos solos en casa durante días, para los gatos, pájaros o para los roedores es incluso mucho más adecuado. Un gato se sentirá mucho más a gusto si no se le mueve de su casa y puede pasar muchas horas solo sin problemas.

Tan solo tendrás que buscar a una persona con buenas referencias para que acuda a casa una vez al día. Se encargará de que la mascota tenga agua fresca, comida suficiente y de que sus areneros o jaulas estén perfectamente limpios. Se puede pactar que nos llamen desde nuestro domicilio para de este modo asegurarnos de que van y saber que todo va bien con los animales.

Muchos dueños de mascotas hablan con su veterinario para que en el caso de que el animal enferme mientras estén fuera, los cuidadores puedan llevarlos a la clínica y los atiendan en lo que sea necesario pagando el servicio a su regreso.

Las protectoras y sus servicios

Algunas protectoras, para cubrir sus gastos, ofrecen servicios de guardería o de atención a domicilio a mascotas. Es una opción muy interesante, ya que sabemos que estas personas tratarán con auténtico cariño a nuestros animales y además estaremos contribuyendo a una muy buena causa.

Cada organización tiene sus propias normas al respecto, pero incluso aunque no ofrezcan el servicio a priori, si les proponemos realizarlo y conseguir así un dinero extra es posible que podamos llegar a un acuerdo.

Si hemos adoptado al animal en una de estas asociaciones, es posible que se pueda encargar del cuidado de la mascota alguien que ya conozca al animal, lo cual será mucho más agradable para ambos.