Seguramente te has enfrentado alguna vez a la disyuntiva de enviar o no cierta información en un e-mail. ¿Y qué sucedería si algún hacker intercepta el mensaje? Los riegos son muchos. Es por eso que son útiles las herramientas que te permiten enviar correos que se destruyen de forma automática y que refuerzan las medidas de encriptación.

Desde el lanzamiento y auge de Snapchat, una app que te permite enviar mensajes instantáneos que se autodestruyen, han surgido varias versiones similares para enviar correos electrónicos desde tu ordenador. Es decir, webs que permiten que crees e-mails con un tiempo válido para que el destinatario los lea, y que luego se eliminarán solos. Sin embargo, de todas ellas, Snapmail es la más completa.

Se trata de una extensión de Chrome, el famoso navegador de Google, que muestra un botón junto a la opción “Enviar” de en tu bandeja de Gmail, de forma que es muy fácil cambiar del modo de correo “normal” al “súper-secreto” o auto-destructible. Una vez que hayamos redactado el correo, debemos presionar el botón de Snapmail y la herramienta se encargará de cifrar el correo.

Snapmail fue creada por el diseñador turco Ahmet Sulek y algunos de los miembros de la start-up de su pertenencia, Panda Network. En sus primeras 6 horas posteriores al lanzamiento, el sitio de la extensión recibió 4.500 visitas.

Esta herramienta es especialmente útil cuando debemos enviar información sensible (o que pueda suponernos algún riesgo informático, como la clave de una cuenta bancaria o la contraseña de un sitio web) y no queremos que la misma quede alojada en la bandeja de entrada del destinatario. Ahora, gracias a Snapmail, tienes la posibilidad de que tus mensajes delicados se borren automáticamente en 60 segundos, dándole suficiente tiempo al usuario que recibe el correo para leerlo.

La extensión utiliza el algoritmo AES (Advanced Encryption Standard) para encriptar los mensajes y luego almacenarlos en los servidores de Snapmail. El cifrado se realiza en el navegador, de forma que la compañía de Sulek no puede leer tus mensajes (puedes quedarte tranquilo). Una vez que el correo le llegue al destinatario, el mismo podrá ingresar a un enlace enviado en dicho correo. Cuando haya hecho click en el enlace, podrá leer el mensaje encriptado que le hemos enviado, desapareciendo al minuto.

Por el momento, Snapmail es sólo compatible con Gmail y no permite el envío de imágenes o documentos adjuntos. Según el comunicado emitido por Sulek, el equipo de desarrolladores también está trabajando para crear aplicaciones nativas para móviles y una versión para Mac. También aseguró que la extensión para Chrome es el primer paso en su proyecto de hacer más seguros los coreos electrónicos.  

Puedes descargar la extensión desde la tienda de Google Chrome y es totalmente gratuita.