A continuación haremos una pequeña lista sobre los signos o síntomas que nos permiten identificar a un niño autista, diferentes pistas que pueden orientarte en cuanto a qué comportamiento suelen manifestar los pequeños que tienen esta enfermedad.

  • Baja comunicación: Los niños autistas tienes problemas para desarrollar el lenguaje en general, y poner en práctica las diferentes fases del proceso comunicativo en particular. Esto se debe a que el niño tiene grandes dificultades pasa asumir su yo, es decir, asumir su existencia individual, y luego asumir la existencia de las demás personas. Esto explica gran parte de su conducta.
  • Falta de contacto con su entorno: Los padres de niños autistas señalan un rasgo especial en la mirada de sus hijos, ya que estos tienen una mirada profunda, pero que realmente no contempla el espacio cercano, más bien es una mirada perdida. Esto se va disipando con el tiempo, pero se hace muy evidente durante la niñez, porque viene acompañada de la falta de comunicación.
  • Conductas agresivas: En algunos casos, los niños con autismo pueden presentar conductas agresivas de forma inesperada, precisamente porque su forma de relacionarse con el entorno es completamente diferente a la nuestra. Incluso, la rabia puede ser proyectada contra sí mismos, lo cual es uno de los signos más alarmantes para los padres.
  • Concentración excesiva en un objeto: Esta característica es muy particular, y se basa en que el niño invierte casi la totalidad de su concentración en un objeto, hecho o actividad, aunque no puede explicar por qué sucede esto, y qué le atrae del objeto. Como hemos dicho, el hecho se explica parcialmente en la forma tan peculiar en que utilizan su capacidad perceptiva.
  • Insistencia en seguir rutinas: Otro aspecto bastante común en los niños autistas, es el elevado interés en el seguimiento de rutinas en general. Estas actividades repetitivas son de poco alcance, es decir, rutinas sencillas cuyos patrones pueden repetir y ejecutar fácilmente. La tendencia se observa con mayor índice al momento de dormir, cuando la mayoría de los niños con esta condición, practican algunas actividades a manera de ritual antes de ir a la cama.

Una vez que los padres sospechan sobre esta condición en su hijo, es recomendable acudir a un especialista, para recibir toda la asesoría correspondiente sobre cómo deben proceder, a fin de facilitar el desarrollo y bienestar del niño.